4 mitades

6.2
Que para cada persona haya un alma gemela es una teoría muy romántica pero quizás poco científica, y para Luca y Sara la tentación de probarla es fuerte. Pero sobre todo, ¿cómo se hace esta alma gemela? ¿Se parece a nosotros o es nuestro contrario? Es así como, casi como un desafío, los dos invitan a cenar a cuatro amigos que, casualmente, están solteros: Chiara, Matteo, Giulia y Dario. ¿Quién se enamorará de quién?4 mitades Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.4 mitades
[quads id=1] <

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Español Latino 13/01/2022 1.34 GB 64 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Cariño, cuánto te odio

Comedia Romance
7.7

Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.Cariño, cuánto te odio

Maniac

Comedia Drama Sci-Fi & Fantasy
7.4

Relata las aventuras fantásticas de un paciente (Jonah Hill) que escapa de su vida recreando un mundo de fantasía dentro de su mente. Maniac Critica: Una serie situada en un futuro cercano más tecnológico e impersonal que intenta abarcar muchas cosas. Contiene elementos que pueden recordar tanto al sentido estético hiper cuidado y el sentido del humor de Wes Anderson, ideas a lo Charlie Kauffman o "Origen" de Christopher Nolan, calidez y ternura fusionadas con tecnología a lo Spike Jonze en "Her" o "I'm here" o en "Moon" de Duncan Jones, o el surrealismo de otras series, como las de Noah Hawley, sin embargo, el resultado es muy imperfecto. Desconociendo por mi parte el material original noruego, en el que la presencia de la soledad y el hastío existencial quizá fuera más notorio, esta Maniac, no acaba de encontrar el tono, y se queda en un ejercicio curioso y bonito pero poco trabajado a nivel de guión y superficial. Aun así cuenta con un gran trabajo de Emma Stone, que hace que el de Jonah Hill palidezca en comparación, y una buena dirección de Cary Joji Fukunaga, además de una visión estética bien elaborada y cuidada y buenos detalles, y la serie remonta un poco el vuelo hacia el final. Owen y Annie deciden formar parte de un experimento, en el que se sumergen en el interior de sus mentes y que tiene como finalidad que lleguen a una catarsis, aunque lo que más valor tendrá para ellos es encontrar a alguien con quien conectar, un amigo. A nivel conceptual, resulta interesante, aunque como terapia la confrontación con un trauma puede llevar tanto a la superación cómo a la destrucción, si se eliminan todos los mecanismos de defensa de la mente a esta puede resultarle imposible la supervivencia, sin embargo, es al afrontar los miedos y los fantasmas personales como logramos avanzar para vivir mejor con nosotros mismos. Por otro lado, las ideas individuales, los diferentes registros, los sueños, las fantasías, los recuerdos y pensamientos coexistiendo entre ellos y entre los personajes, aunque no acaben de funcionar en la serie, si merecen la pena por su planteamiento. Una serie de posibilidades ilimitadas por su idea que se desarrolla de forma imperfecta.

Contigo a muerte

Drama Romance Suspense
6.9

Su esposo abusivo ha muerto a manos de una amiga lesbiana que haría cualquier cosa por ella. Ahora huyen para ponerse a salvo.Contigo a muerte Critica: Ride or die (2021) o en castellano Contigo a muerte, es una película japonesa dirigida por Ryuichi Hiroki y estrenada por Netflix en la que una pareja de mujeres debe huir luego de que una de las dos cometa un crimen.Contigo a muerte Por Nicolás Bianchi Por la temática se puede establecer un diálogo entre Ride or die y las recientes Portait of a lady on fire (2019) o The world to come (2020), en las que se retrata las dificultades de un amor entre mujeres, aunque por su comienzo la película japonesa se encuentra más cerca de la nominada al Oscar Promising young woman (2020), en donde el relato tiene su punto de partida a partir de una joven que se muestra vulnerable en un bar. En la puesta de Ride or die hay un cuidado estético que pervive en los largos 140 minutos del film. La primera escena comienza con un extenso plano secuencia en la que el espectador sigue a la protagonista de espaldas. Ella ingresa en un amplio bar ubicado en un sótano, lo recorre y finalmente se sienta en una de las barras, donde pide dos tequilas para convidarle uno a un extraño que está sentado unas banquetas más allá.Contigo a muerte El código que se introduce allí en la película es que a partir de ese gesto, Rei (Kiko Mizuhara), se encuentra disponible para que ese hombre haga con ella prácticamente lo que se le antoje. Los personajes principales de Ride or die son mujeres oprimidas y amenazadas, cuyas libertades están delimitadas por el deseo de los hombres y las tradiciones. A partir de la actitud de Rei la pareja va a un cuarto de un hotel lujoso en donde tiene lugar una escena de sexo que bordea lo explícito (no será la única en la película) que se corta cuando en medio del acto la mujer toma un bisturí y apuñala al hombre. La secuencia, que cambia abruptamente lo sexual por lo violento, conserva su crudeza e intensidad.

Círculo vicioso

Comedia Terror
6.4

Los años 80s. Un mediocre crítico de cine que escribe para una revista de horror, de repente se ve envuelto y participando de un grupo de autoayuda para asesinos en serie. Ahora, nuestro protagonista debe mezclarse con ellos para que no lo descubran, o de lo contrario él se volverá en la próxima víctima.Círculo vicioso Critica: Seguiremos a lo largo de una laaaaarga noche las aventuras de Joel, un crítico de cine de terror. Y es que cuando el bueno de Joel intenta demostrar a su compañera de piso, que su nuevo novio no es trigo limpio, se verá envuelto en un buen lio junto a varios asesinos en serie.Círculo vicioso Desde TerrorWeekend hace tiempo que seguimos la carrera del director canadiense Cody Calahan. Un nombre siempre vinculado al cine de género, creo que sus películas siempre han estado a un gran nivel, pero ha sido con Vicious Fun que alcanza lo máximo, aquí tenemos lo que cualquier fan del terror puede pedir, nos da eso, y mucho más. La historia es obra del mismo director, pero el guion lo firma James Villeneuve. Creo que la idea es genial y pese a no contar nada nuevo, el ritmo impreso por Calahan sumado a los constantes guiños y referencias al cine de los ochenta y noventa hacen que no dé tiempo a encontrar nada malo a esta cinta. Tal vez lo único que podemos reprocharle sea su falta de originalidad a la hora de narrar la historia, pero como dije antes para mí, queda totalmente compensado por todos esos momentos que te hacen esbozar una sonrisa. Mención aparte requieren las actuaciones, comenzando por la dupla protagonista, Evan Marsh y Amber Goldfarb, los cuales tienen mucha química en pantalla, pasando por el elenco tan variopinto de enemigos, cada uno dibujado a la perfección y que podrían servir para un spin off o una serie de comics, realmente están todos brillantes.Círculo vicioso Debo destacar también esa magnífica banda sonora, compuesta por Steph Copeland, la cual ya ha trabajado con anterioridad con el director. Para esta ocasión la elección del sintetizador es sin duda totalmente acertada, pues te traslada directamente a esas cintas ochenteras repletas de hombreras, permanentes, chupas de cuero y mucho “cringe”. En conclusión, Vicious Fun, es la película perfecta para nostálgicos y amantes del terror y el fantástico ochentero. Si lo que buscáis son guiños y referencias a toda esa rica cultura pop, sumado un buen gore, acción, chascarrillos, sintetizador por un tubo y personajes de lo más variopintos, sin duda no saldréis defraudados. Pero todos aquellos que buscáis algo nuevo, o simplemente no comulgáis con este tipo de cintas nostálgicas, ésta no es vuestra batalla.

Corazón de fuego

Animación Comedia Familia
6.5

Georgia Nolan sueña con ser la primera mujer bombero del mundo, pero todos quieren convencerla de que esa no es una profesión para chicas. Cuando, años más tarde, un misterioso pirómano comienza a sembrar el pánico en Broadway, surgirá la oportunidad que siempre ha estado esperando.Corazón de fuego Critica: Entretenida película de animación, que tiene elementos positivos pero también algunas cosillas que la lastran un tanto. Es muy amena y se sigue con atención, amén de ser positiva al abogar no sólo por el reconocimiento de todas las personas que ayudan con su trabajo al bienestar de los demás, sino por presentar la lucha de una mujer por conseguir sus objetivos y sueños en la vida, cuando estos se le niegan simplemente por el hecho de ser mujer. Tiene momentos francamente divertidos, en especial en las diferentes personalidades del grupo de bomberos conseguidos in-extremis para atrapar al pirómano. Sin embargo a mí me ha sorprendido y no demasiado gratamente el que casi todo esté supeditado a la intriga de quién es el pirómano (que resulta previsible) y sus elementos cuasi fantásticos, que le alejan de la realidad, del realismo de la actuación y trabajo de los bomberos, resultando estos poco creíbles. Por lo demás, es disfrutable por su sana comicidad y por la calidad del dibujo y estética, que consigue una excelente ambientación de la época. Está bien, podría haber estado mejor, pero se pasa un rato agradable viéndola.Corazón de fuego

A Cinderella Story: Starstruck

Comedia Musica Romance
7.5

Finley Tremaine, una granjera de un pequeño pueblo, anhela extender sus alas y volar como una aspirante a intérprete. Cuando un equipo de filmación de Hollywood llega a su tranquila ciudad, está decidida a conseguir un papel en la producción y captar la atención del guapo actor principal Jackson Stone. Desafortunadamente, una audición fallida la obliga a cambiar de rumbo. Ahora, disfrazado de vaquero "Huck", Finley finalmente tiene su gran oportunidad. Pero, ¿puede mantener la farsa en secreto para todos, incluida su malvada madrastra y sus tortuosos hermanastros?A Cinderella Story: Starstruck Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.