Desearás al hombre de tu hermana

4.2
Lucía y Ofelia jamás hubieran sido amigas, les tocó ser hermanas. Es el día de la boda de Lucía. Se casará con Juan, su pareja desde hace cuatro años. Carmen, la madre optimista y negadora, decide invitar a su hija Ofelia a la boda de su primogénita, queriendo poner punto final a la rivalidad entre las hermanas que llevan siete años sin saber una de la otra. Desearás al hombre de tu hermana Critica: Douglas Sirk dijo: "Hay una distancia muy corta entre el arte elevado y la basura. La basura con elementos de locura es, por ella misma, mas cercana al arte" En esta reflexión, a la que le agregaría la critica salvaje a Los Universales efectuada por Michel Focault en su libro "Las Palabras y las Cosas", quien a su vez cita a Borges y su recordada Enciclopedia China, anida un elemento que se me ha hecho bastante común en los últimos tiempos, una inquietud que ha surgido y surge cada vez con mayor asiduidad en búsqueda de nuevos ribetes y experiencias en el cine: ¿Que se considera arte? ¿Cuanto de una obra artística y del efecto de esta en la crítica y el público tiene que ver con lo exclusivamente referente a la producción de la obra en si misma? ¿Cuanto de lo que realmente se intenta decir y de la forma en que se intenta comunicar llega hacia la percepción de los otros? ¿No es, esta idea de intención artística, una aproximación peligrosa y elitista a la concepción de realidad univoca, del iluminismo, de la verdad religiosa como suprema e incuestionable, de la teoría de la caverna y la república de un Platón, al que considero el primer fascista de la historia occidental, aun mucho antes de Mussollini y Hitler y muchos de los llamados progresistas de la actualidad?
[quads id=1] <

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Español Latino 22/06/2020 1.78 GB 1264 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Club Estambul

Drama
7.5

En el Estambul cosmopolita de los 50, una madre con un pasado turbulento trabaja en un club nocturno para reconectar con la hija rebelde que no pudo criar y ayudarla.Club Estambul Critica: Desde hace un tiempo, progresivamente y sin demasiado ruido, Turquía se ha ido convirtiendo en la segunda potencia productora y exportadora de telenovelas -los famosos culebrones- después de EE.UU. El éxito que la República otomana ha logrado en todo el mundo es incuestionable y sus producciones, vistas por millones de personas en más de 150 países, suponen una importante fuente de ingresos que retroalimenta la capacidad de su industria auidiovisual.Club Estambul Y ya que todo fenómeno tiene sus consecuencias -como en la famosa metáfora del aleteo de una mariposa-, paralelamente y al calor de tan sustanciales dividendos, las televisiones turcas están invirtiendo sabiamente en miniseries de excelente factura que ya comienzan a aparecer en las plataformas digitales de mayor difusión. Y una de ellas, “Nos conocimos en Estambul” -reseñada aquí por este cronista no hace mucho tiempo- constituye un buen ejemplo, ya que se trata de una magnífica miniserie que detalla los conflictos que subyacen entre las diferentes clases sociales de la sociedad de Estambul con la precisión, delicadeza y sensibilidad sólo al alcance de un selecto grupo de producciones. Y ahora encuentro en Netflix “Club Estambul”, otra gratísima sorpresa turca que he seguido con sumo interés durante sus diez intensos y dramáticos episodios ambientados en la década de los 50 en la hasta entonces cosmopolita, acogedora y tolerante ciudad de Estambul donde una mayoría mulsulmana convivía sin mayores dificultades con las minorías religiosas judías y cristianas principalmente, procedentes, en origen, de países limítrofes.Club Estambul Pero, en esos años, algo estaba cambiando en la antigua metrópoli del Bósforo. Un aire enrarecido se extendía peligrosamente, alentado por facciones nacionalistas en contra de los grupos minoritarios.Club Estambul Y en esa inquietante y tensa atmósfera se desarrolla esta apasionante historia basada en hechos reales, magistralmente contada, bien equilibrada y sólidamente defendida por un elenco de estupendos actores que se dejan jirones de piel en cada escena. En el “Club Estambul ”, una sala restaurante, de baile y espectáculo nocturno, situado en una de las arterias más elegantes y concurridas de la ciudad, convergen, por distintas razones y circunstancias, los diferentes personajes que vertebran la narración.Club Estambul El mismo lugar que, al finalizar la serie, les servirá de refugio en los aciagos días 6 y 7 de septiembre de 1955, cuando tuvo lugar un sanguinario pogromo desencadenado por la falsa noticia del bombardeo de la casa de Salónica (Grecia) en la que nació el venerado Atatürk, fundador de la República de Turquia. La noche cae implacable sobre Estambul mientras en el interior del club y alrededor de una mesa los perseguidos celebran haber salvado la vida. Pero es una celebración agridulce pues, al mismo tiempo, saben que, con toda probabilidad, habrán de iniciar una vez más el camino de un doloroso éxodo hacia algún incierto lugar en el que empezar de nuevo.

In the Dark

Comedia Drama
8.1

Murphy es una joven ciega e irreverente que resulta ser el único testigo del asesinato de su amigo narcotraficante. Cuando la policía desestima el caso, decide salir por su cuenta a encontrar al responsable con la ayuda de su perro guía, Pretzel. Para ello, ha de organizar su vida sentimental además de su trabajo en la escuela de perros guía que poseen sus padres, el cual odia. Cuando Murphy descubre el cadáver de Tyson, el policía Dean decide aceptar el caso, pues él mismo tiene una hija invidente por lo que esa sensibilidad podría ayudarle a manejar mejor el desarrollo de la investigación. Si bien este, al principio no la cree -al igual que el resto de las autoridades-, pronto comienza a pensar que lo que dice sí puede ser verdad.In the Dark Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.In the Dark

Waiting for Anya

Bélica Drama Suspense
5.9

Durante las gradas de la Segunda Guerra Mundial, Jo, un joven pastor junto con la ayuda de la viuda Horcada, ayuda a pasar de contrabando niños judíos a través de la frontera desde el sur de Francia hacia España.Waiting for Anya Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.Waiting for Anya

Arañas de papel

Drama
6.4

Una historia agridulce sobre la mayoría de edad a la sombra de una enfermedad mental.Arañas de papel Critica: Una historia agridulce sobre la mayoría de edad a la sombra de una enfermedad mental.e la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.Arañas de papel

El clan

Crimen Drama Historia Suspense
6.6

La historia se basa en el caso policial del Clan Puccio, que conmocionó a la sociedad argentina a principios de los 80. Tras la aparente normalidad de los Puccio se oculta un siniestro clan dedicado al secuestro y al asesinato. Arquímedes, el patriarca, lidera y planifica las operaciones. Alejandro, el hijo mayor, estrella de un club de rugby, se sirve de su popularidad para no levantar sospechas. Los demás miembros de la familia son cómplices en mayor o menor grado de los crímenes del clan y viven de los beneficios obtenidos de los rescates que pagan los familiares de los secuestrados. The Clan clan Critica: Nada de esto se ve en la película. El tema es tratado como si fuera un caso más de los tantos secuestros que se viven en la Argentina hoy. Más aún, siendo un caso que conmocionó al país, la música (que está constante en toda la película y en forma abusiva, en escenas donde no tendría que estar o en su defecto, otro tipo de música que genere "algo") le quita y minimiza esa conmoción. clan La película no transmite nada: no genera tensión, ni atención, ni emoción, ni empatía, ni antipatía. Los pocos conflictos que muestra en los personajes son mostrados al pasar. A mi parecer, el mejor mostrado es cuando Arquímedes lo provoca en la celda para que lo golpee. Pero no muestra nada de las víctimas y/o sus familias (angustias, etc). Tampoco se lo ve en su situación de vecino (cuando saltó el caso Puccio nadie lo podía creer ya que todos sus vecinos decían que era un hombre correctísimo). En el film se lo ve barriendo la vereda y siempre sin gente que pase a su lado ni para decirle "Qué tal día Arquímedes". clan Se la podría haber explotado mucho más, pero no. Yo creo que Trapero no entendió lo que realmente sucedió, implicó y destapó el caso Puccio. Podría haberle preguntado a sus padres,que por la edad del mismo Trapero vivieron bien esa época. Se sabe que entrevistó a las familias de los chicos que mataron, pero lo que no tomó en cuenta el director es que esa gente sólo le contó desde el dolor que sufrieron cuando el hijo desapareció (aunque nada de esto esté plasmado en el film) y nada más porque, justamente, no pueden hablar ya que fueron ellos mismos (estos Capitanes de la Industria) los que negociaron con los militares a cambio de las listas y contratos.... O sea: no hablemos mucho para no levantar la perdiz a través de la re-edición de la realidad. No por nada los amigos de Axel lo defendieron a capa y espada. clan

Intercambio de princesas 2

Comedia Drama Familia Romance
7.5

Se acerca la coronación de Margaret, pero su relación con Kevin está pasando por una mala racha. Ahora le toca a Stacy ayudarla antes de que otra doble lo fastidie todo.....Intercambio de princesas 2 Critica: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.....Intercambio de princesas 2