Escapa del Undertaker

4.3
The Undertaker ha tendido una trampa para el equipo de etiqueta decorado The New Day en su mansión. Lo que no saben: la mansión de The Undertaker es una casa encantada extrema, repleta de desafíos sobrenaturales. Depende de los espectadores decidir el destino de estas pobres almas que intentan sobrevivir a la ira de The Undertaker.Escapa del Undertaker Critica: No soy un gran aficionado a la WWE, pero no negaré su valor como entretenimiento, ya que de ahí han salido auténticas estrellas como Hulk Hogan, Dave Bautista, John Cena o Dwayne Johnson (entre otros), algunos de ellos con grandes éxitos cinematográficos a sus espaldas. Es por ello que, en cuanto supe de la existencia de una nueva aventura interactiva (las adoro) pEscapa del Undertakeror parte de Netflix, y protagonizada por el el mítico Enterrador (Undertaker), me apunté sin dudarlo, y más teniendo en cuenta que es una producción de terror. O al menos eso se pretende. Hablamos de un especial de apenas media hora en el que iremos de la mano de The New Day, tres luchadores de la WWE, los cuales acaban en una mansión del horror enfrentados al mismísimo Undertaker. Antes de proseguir, advertir que este último es un secundario de lujo, saliendo mucho menos de lo esperado a pesar de que su nombre aparece en el título. Se entiende, ya que es el villano de la función y sus apariciones son sorpresa (ya sabéis, la amenaza en la sombra), pero quizás lleve a confusión. Respecto a los tres protagonistas, nada que objetar, ya que tienen el suficiente carisma para soportar el peso de la aventura sobre sus espaldas, notándose que están entregados a la causa y pasándoselo pipa por el camino.Escapa del Undertaker La aventura comienza de la mejor forma posible, con una introducción más que prometedora, con ecos de clásicos juegos de mesa como el sensacional Atmosfear, pero todo se diluye demasiado pronto. Y es que el diseño de producción y la historia navegan entre el encanto de los 90 (recuerda a fabulosos programas de dicha época) y la parodia, pareciéndose en algunos pasajes a Scary Movie, e incluso coqueteando con la serie Z más desvergonzada. La verdad es que se podría haber cuidado mucho más el apartado técnico. La curiosa propuesta nos presenta una suerte de Escape Room (tan de moda en los últimos años, y no me extraña) con una historia de terror de las de toda la vida, en una serie de pruebas que podrían haber estado mucho más inspiradas. Se agradecen este tipo de producciones, ya que provocan añoranza de tiempos mejores y son estimables homenajes, pero no están demasiado acertados a la hora de hacer avanzar la aventura. Estoy seguro que se podrían haber hecho las cosas mucho mejor. Escapa del Undertaker
[quads id=1] <

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Español Latino 11/10/2021 1.45 GB 65 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Alice: Presencias malévolas

Suspense Terror
5.4

Cuatro mujeres jóvenes viajan a la nueva casa de campo de su profesor universitario para una escapada de fin de semana, solo para descubrir que la casa tiene un pasado malévolo.Alice: Presencias malévolas Critica: Michael G. Kehoe director conocido por «Keflavik» o «Hush» (2015) dirige y escribe «The hatred» («El odio»), una película sobre un grupo de chicas que va a pasar el fin de semana en una casa en el campo donde descubren que tiene un misterioso pasado relacionado con los nazis e incluso con Hitler. Entre los protagonistas tenemos a Sarah Davenport conocida por «Dusk» o «Bad company» que interpreta a Regan o a Samuel Sears conocido por «Indiana Jones y el reino de la calavera» o «Wishmaster» que interpreta a un hombre con una relación difícil con su hija.Alice: Presencias malévolas Se trata de una película de terror adolescente ya que sus protagonistas son cuatro amigas que estudian en la universidad y que van a pasar un fin de semana a una casa apartada. Ya allí descubrirán el misterioso pasado de la casa y empezarán a torcerse las cosas. No le pidas mucho porque como ya he dicho alguna otra vez cuando pasen diez minutos de haberla visto seguro que ya no hablas de ella. Los actores están bien y algunos efectos especiales la verdad es que también. Sobre todo hay que dar las gracias a la producción de la película porque esto con bajo presupuesto no sé si hubiera podido verlo entero. No tiene metascore ni tomatá pero los usuarios del sitio amarillo no la han recibido demasiado bien diciendo de ella que tenía potencial o que ni siquiera merece alquilarse. Algunas críticas son mixtas diciendo que hay muchas ideas prestadas pero que aun así entretiene. En mi opinión es una de las que me gustan cuando solo quiero ver una película que me borre el cerebro, algunos sustos, una historia con misterio y poco más.Alice: Presencias malévolas

Animales corporativos

Comedia Terror
4.7

Las catástrofes ocurren cuando el egoísta CEO de una empresa de cubiertos comestibles lidera a su sufrido personal en un viaje de trabajo en equipo corporativo en Nuevo México. Atrapado bajo tierra, este grupo desajustado y descontento debe unirse para sobrevivir. Animales corporativos Critica: Nada que destacar de esta película, salvo que se agradece su corta duración. No soy demasiado fan de Ed Helms, pero no sé que se le pasaría por la cabeza para producir y tener un pequeño papel (si,pequeño, los que la vean por su presencia, que los habrá, se llevarán una decepción). Como curiosidad, Sharon Stone iba a ser la protagonista, pero seguramente tuvo la idea de leer el guión antes de embarcarse en este despropósito, así que se lo quedó Demi, supongo que para sacar para el botox del mes. Gastos casi nulos, al tener un par de escenas exteriores y todo lo demás en el interior de una cueva, interpretaciones mediocres en general, diálogos insulsos, ni terror, ni comedia, y me sienta hasta mal que se describa como comedia de terror. Un grupo de trabajo en una experiencia de las que están de moda para fomentar el trabajo en equipo, la colaboración e incentivar la producción y rendimiento se va de espeleología, y acaban atrapados. El grupo, pues políticamente correcto: la jefa mentirosa y abusona, el afroamericano, la afroamericana, la oriental, el calvo de mediana edad, la señora con lupus, el indio (de India), el chico simplón y otra chica... pero quizás el colectivo esquimal se sienta ofendido por no tener presencia. Un aburrimiento sin sentido, sin gracia ni nada elogiable. Wolf.

No me mates

Drama Romance Terror

Mirta, una adolescente de 19 años, muere de sobredosis junto a Robin, su novio. Entonces, resucita sola y se da cuenta de que para seguir viviendo necesita devorar a otras personas.No me matesNo me mates Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.No me mates

La noche del demonio; Capítulo 3

Drama Suspense Terror
6.2

Elise Rainier (Lin Shaye) acepta a regañadientes utilizar su capacidad de ponerse en contacto con los muertos a fin de ayudar a una adolescente (Stefanie Scott) que se ha convertido en el blanco de una peligrosa entidad sobrenatural. Insidious: Chapter 3 La noche Critica: Ver “Insidious” era como montarse en el tren de la bruja, una montaña rusa de clichés del género sabiamente mezclados por James Wan y Leigh Whannell. Su secuela directa suponía una inteligente vuelta de tuerca a lo que ya habíamos visto, pasando de los viajes astrales a los temporales sin despeinarse en absoluto, y siempre bordeando la delgada línea que separa la verosimilitud del esperpento en forma de espectáculo de marionetas. Juntas suponían un soplo de aire fresco a algunas ideas ya trilladas, como las casas encantadas o los espíritus y demonios. La noche Por ello, tratar de exprimir una idea que ya parecía marchita era un riesgo enorme, especialmente sin Wan en la silla de dirección. Y lo primero que llama la atención de este tercer capítulo es que su heredero, el propio Whannell, no se defiende nada mal con la cámara. Consigue no repetir los esquemas y maneras de su amigo, no hay imágenes aceleradas y en general la fotografía es efectiva, ya no parece que asistamos a un film con estética tan fría y luminosa que da la sensación de ser televisivo. La noche Whannell encuentra su propio camino como director, pero sólo desmarcándose de la estética de anteriores entregas, no porque acuñe un estilo personal. Porque le falta la capacidad de su compañero para recrear atmósferas y generar tensión, y en su lugar tira del susto fácil y los tópicos del cine de terror de bajo calibre, más cercano a la reciente “Ouija” que a “The Conjuring”, a la cual homenajea de una manera bastante graciosa. Sin embargo, su debilidad en la dirección podría perdonarse si hubiera sido capaz de ofrecer algo mínimamente original. Y aquí es donde falla “Insidious: Capítulo 3”. Hay muy poco en ella que te remueva en la butaca –quizá la figura de su villano, y algún momento conseguido, pero que recuerdan a lo ya visto en otras películas, como el ojo en la garganta-. Es una precuela que se contenta con ser, no con lo que puede dar de sí. Una propuesta de espíritus típica, sin más interés que pasar un rato entretenido –a veces, que le cuesta arrancar y tiene serios bajones de ritmo-, y donde lo realmente relevante transcurre en su media hora final, pero sin llegar a resultar escalofriante ni ofreciendo esa chispa de ingenio que la haga mantener el tipo con respecto a las anteriores. La noche

Bull Shark

Terror
7

Un tiburón hambriento comienza a alimentarse de los desprevenidos visitantes de un lago en un pequeño pueblo de Texas.Bull Shark Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.Bull Shark

Mátame tres veces

Comedia Misterio Suspense
5.6

Charlie Wolfe es un asesino profesional que descubre que no es el único que intenta acabar con su próxima víctima y rápidamente se verá envuelto en un triángulo de mutilación, chantaje y venganza. Mátame tres veces Critica: Extraña película australiana que aprovecha unos buenos actores y un guión divertidamente enrevesado para ofrecernos un divertimento que sin ser Tarantino ni Guy Ritchie, es entretenida y tiene algunos momentos realmente notables. Esta comedia de acción no se centra en un solo personaje sino que diversifica entre varios para deconstruir una historia que, sin ser nada del otro mundo, resulta interesante. Es como un remake de "El cartero siempre llama dos veces" pasado por el tamiz de un Tarantino descafeinado y, no obstante, este cruce funciona perfectamente. No tiene demasiados escenarios (cuatro, a lo sumo) ni tampoco demasiados actores (media docena) pero todo está perfectamente engranado y tener a Simon Pegg siempre es garantía a pesar de interpretar un personaje alejado de lo que conocemos (un asesino a sueldo). El guión es interesante y descompone la misma historia en tres partes que se entremezclan lo que provoca al espectador un sobreesfuerzo que acaba resultando divertido. No es un gran banquete pero te quita el hambre y como un vermut en una soleada terraza un domingo a mediodía, igual de delicioso. Lo mas curioso de esta película es que funciona gracias a unos estupendos actores, unas magnificas localizaciones, una narrativa diferente y una música divertidisima. No funciona por lo que debería funcionar: la historia. Pero funciona. Y eso, hoy en dia, es mucho. Mátame tres veces Muchos intentos totalmente loables por parte de esta película y la gran mayoría de ellos fallidos. De entrada, una comedia negra que juega a no tomarse en serio a sí misma ni a los personajes debe ser más graciosa. Y con más graciosa no me refiero a que mi no me saque la más leve sonrisa, válgame Dios, eso es algo subjetivo, todo lo comprendemos. Sino que el humor reside exclusivamente en las caras made in Simon Pegg y el la pinta de tonto del personaje de Sullivan Stapleton, de ahí no pasa. Divertida? En el tramo final remonta, pero nos queda una prueba más de que para hacer una película fragmentada y desordenada hay que tener una mano muy fina en el guión, y evidentemente no es el caso. A mitad de la cinta el sopor llama a golpe y porrazo, y ni siquiera el frescor del cambio de perspectiva consigue tender una mano y empujar hacia adelante. Definitivamente, un desarrollo lineal le habría venido de perlas, o al menos, taparía vergüenzas. Mátame tres veces Una absoluta pena, porque de verdad que este cast se merecía un guión mejor (salvo el hermano bajito de los Hemsworth, a ese tío sacadlo de la industria antes de que sea tarde). Aun así, hay algún que otro momento como las escenas de Callan Mulvey que consiguen hacernos creer a ratos que estamos en un noir playero bienintencionado. Poco más. Un cierre barato, ñoño y pseudo-gamberro que al menos, eso sí, termina dándonos algo de festival de potingue rojo. Kill Me Three Times Mátame tres veces