Frankenweenie

6.8
De la mente del director Tim Burton ('Alicia en el país de las maravillas', 'La leyenda de Sleepy Hollow'), surge 'Frankenweenie', la tierna historia de un chico y su mascota. Cuando el pequeño perro Sparky fallece, Víctor (su amo y amigo) trata de usar diversas técnicas científicas para intentar revivir al animal, y traerlo de vuelta al mundo de los vivos, todo ello mediante algunos ajustes corporales. Aunque el chico intenta que nadie vea a su "monstruo", el perro Sparky consigue escapar, los amigos del colegio del niño, sus profesores e incluso todos sus vecinos sabrán que construir una nueva vida puede llegar a ser algo terrible y escalofriante. Frankenweenie Critica: La tierra rellenaba el hueco de una tumba cuya lápida e inscripción se estaban terminando de pulir… Tim Burton, algunos divisaban. La decepción de sus últimos trabajos parecía marcar la cita final en su lápida, pese a que incluso con la aparatosidad y artificio de sus obras más frustradas había recaudado lo suficiente para comprar todo el cementerio donde iba a ser enterrado. Todo estaba preparado. Todo… menos el cadáver… a la espera de confirmar la falta de pulso en “Frankenweenie”, su película terminal para ratificar el talento póstumo. Pero la vida parecía florecer cuando otros seguían echando arena, polvo y grava encima de su supuesto cadáver. Nadie ha filmado antes un largometraje en stop motion en blanco y negro, teniendo la posibilidad de realizarlo en color, y lanzándose al 3D. Nadie ha conseguido resarcirse gracias a la misma obra que causó su despido en el pasado y ser recibido con los brazos abiertos de su verdugo. Frankenweenie Burton ha rodado su personal “Ed Wood” animado, su nueva obra de culto desenterrando todo el cine fantástico clásico como si fuera el joven protagonista que hace sus propias películas, para buscar la pureza en la creación del cine. “Frankenweenie” nos trae de regreso a aquel chico de 26 años que hacía sus primeros cortos sin que el mundo alrededor entendiera sus experimentos. Entregada en una pasional y cadavérica bandeja de mortecina plata con una sentida reverencia a la figura de Vincent Price, proporcionada por Mr. Rzykruski, que nos revela el secreto del cine: en todo experimento el corazón también se considera una importante y vital variable. Mientras otros crean monstruos resucitando un pasado que murió hace tiempo, Burton al igual que Victor Frankenstien nos devuelve vida en estado puro y pura electricidad. “Frankenweenie” es la chispeante, vibrante y sentida emoción donde se utiliza New Holland y su letrero a lo Hollywood como campo de experiencias cinematográficas. Burton saca su guadaña para seccionar las partes del cine fantástico y de terror que le interesan y construir un monstruo lleno de espíritu. Las piezas encajan y se podría encumbrar una pila funeraria de referencias, amontonada sobre el talento propio del cineasta. Frankenweenie
[quads id=1] <

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Español Latino 18/12/2019 1.30 GB 1309 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Sextillizos

Comedia Familia
6.1

Un futuro papá descubre que tiene cinco hermanos gemelos y emprende un alocado viaje para dar con esa familia que no conoce. Marlon Wayans interpreta a los sextillizos. Sextillizos Critica: Habrán pocas frases coronando el cartel publicitario de una película que sean más honestas que la de la última película de Marlon Wayans para Netflix -sí, Adam Sandler no es el único cómico en decadencia fichado por la plataforma digital-. ¡More Marlon! Porque 'Sextillizos', además de ser la 5° película en la que le dirige el tal Michael Tiddes desde 'Paranormal movie' (2013), es la confirmación de que, si bien Tyler Perry, Martin Lawrence o Eddie Murphy decidieron tirar la toalla, por puro cansancio o al verle las orejas al lobo tras los morrocotudos fracasos de 'Norbit' (2007, Brian Robbins) o la enésima continuación de 'Esta abuela es un peligro' (2000, Raja Gosnell), para otros lo de desdoblarse en múltiples personajes de diferente fisonomía, edad o sexo continúa siendo un recurso humorístico que debe explotarse. Hey, fijaros... ¡Es Marlon con una peluca ridícula! ¡Marlon con una papada postiza! ¡Esa gorda tan choni y barriobajera es Marlon Wayans! ¡Marlon interpretando a un tullido con la mitad de estatura que él! ¡Es para troncharse, cabronazos! A veces me da por pensar cuál es el público objetivo de determinados cómicos. Hace 19 años el de Wayans habría sido aquella parejita autoparódica y estereotipada de afroamericanos veintañeros -por los pelos, Shawn Wayans y Regina Hall rozando la treintena- de la que Keenen Ivory Wayans se mofó sin piedad ni sesgos de compadreo étnico en 'Scary Movie' (2000), franquicia tras la cual aún exprimiría el limón de los chistes de flatulencias, gordas con culos enormes, sexo con chicas blancas, y pipas de crack en 'Dos rubias de pelo en pecho' (2004) y 'Pequeño pero matón' (2006). Marlon Wayans -y, en cierto modo, casi todos los miembros del clan Wayans- han representado una forma de entender el humor tan zafia, vulgar y soez como fácil de digerir mientras te zampas una pizza. Y eso es algo que el actor y cómico afroamericano tiene en común con Adam Sandler. Lo saben sus fans. Lo sabemos los sadomasoquistas que, más veces de las que nos gustaría reconocer en voz alta, hemos consumido sus fast food movies. Y, a tenor de que ambos han recalado dentro del mismo catálogo de contenidos, en el mismo portal de streaming, Netflix también lo sabe. La tontería vende, y mucho.

El mesero

Comedia
8.4

La historia de un mesero que desea vivir como los clientes que atiende en el lujoso restaurante donde trabaja, su compañero le desanima muy seguido diciéndole que nunca lograra ser como ellos.El mesero Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.El mesero

Super Bear

Animación Familia
7.3

Papá Oso vive por ySuper Bear para su hijo Xi Ha en un bosque rodeado de amigos. Pero cuando unos cazadores furtivos capturan al pequeño, el padre se embarca en una aventura en la gran ciudad para rescatarlo.

La pelea estelar

Acción Comedia Familia
6.3

Leo Thompson (Seth Carr) tiene 11 años y se ha encontrado una máscara de lucha libre que le da superfuerza. Con ella y con el apoyo de su abuela (Tichina Arnold), se presenta a un campeonato de la WWE. Leo hará todo lo posible para cumplir su sueño: ser una superestrella de la WWE. ¿Podrá un niño vencer a los contrincantes más demoledores en el ring y ser un gran campeón? La pelea estelar Critica: *Un guion escrito en una tarde Mi primer gran combate es una película que peca de ser demasiado simple, aún teniendo en cuenta que es para todos los públicos. El guion parece haber sido escrito en pocas horas, deprisa y sin pensarlo demasiado. La historia de Mi primer gran combate no es complicada. El protagonista es un niño torpe y tímido, muy aficionado a la lucha libre profesional, que tras huir de los típicos matones de colegio, encuentra por «casualidad» una máscara mágica de lucha libre. Dicha máscara, que huele a muerto, le otorga unas habilidades asombrosas y le convierte en un gran luchador. Esto, para empezar apenas se plantea ni se presenta como algo que estuviera destinado a ocurrir, simplemente pasa y no parece resultar extraño. El niño se planta en un campeonato de lucha libre profesional, y nadie parece ver que es un niño, a pesar de ser evidente. El resto del argumento avanza de forma excesivamente predecible y aburrida, dando la sensación de estar viendo un telefilme de serie B. *Otra más para la siesta Jay Karas es un director de películas familiares olvidables y poco conocidas, en comparación a otras más influyentes. Con Mi primer gran combate, da la sensación de que tan solo la ha rodado para pagar el alquiler del mes. El resultado es un filme más entre millones, para ver con niños, si, pero con la que comenzarás a roncar a los diez minutos. Las bromas y chascarrillos no tienen ni pizca de gracia, y provocan más bostezos que muecas sonrientes. Los personajes carecen de carisma, como si actuaran gratis, obligados y sin ganas. La historia no atrapa ni engancha, ni parece intentarlo. *Ni un niño perdonaría ciertos fallos Que Mi primer gran combate sea para todos los públicos no significa que se le pueda perdonar todo. Ese es un error muy grande del argumento, que parece saber que está dirigido a un público infantil, y aun así creer que por ello puede hacer lo que se le antoje sin que nadie le diga nada. Los efectos no están nada cuidados, y nos recuerdan a series de los noventa, como los Power Rangers; de hecho, casi esperaba que, al final, el villano de turno se volviera gigante. La subtrama, centrada en el abandono de la madre hacia el protagonista y su padre, se introduce forzadamente en ciertas ocasiones a lo largo de la película, como para darle mayor profundidad, pero sin conseguirlo. Resulta realmente absurda en muchos momentos, e incluso un niño se daría cuenta de ciertos fallos de voces, escenas que no pintan nada, cambios repentinos de personalidades, etc. *La moraleja está, pero… Por supuesto, Mi primer gran combate tiene su moraleja, su lección de vida para los niños; «no seas un capullo egocéntrico». La teoría está bien, pero cuando tratan de ponerla en práctica, no parece que se lo tomen demasiado en serio. Siempre hay una parte en la que el típico protagonista hace algo que ofende o perjudica a sus amigos o seres queridos, pero luego trata de arreglar las cosas; aquí se arregla todo con un «lo siento». El saber pedir perdón está bien, pero después, en el ring, vuelve a ser el mismo idiota chulo y repelente; solo que ahora es consciente de ello. Después de toda una hora y media de meternos la idea en la cabeza, resulta que todos siguen igual, solo que ahora al menos saben que son así. Nadie ha aprendido nada, y lo único que sacan el protagonista y su querida amiga es algo más de coraje, al menos eso se llevan. *Conclusión Mi primer gran combate es una típica película familiar olvidable y poco entretenida. Resulta demasiado predecible, aburrida y poco cuidada, incluso sabiendo que es una película para todos los públicos. Probablemente podría convertirse fácilmente en una película que ver con niños, pero que a los pocos minutos provocará más ronquidos que risas. Escrito por Javi Sardi

Pixeles

Acción Ciencia ficción Comedia
5.6

Pixels cuenta como unos extraterrestres malinterpretan las imágenes de las máquinas recreativas como una declaración de guerra y deciden atacar la tierra, empleando dichos juegos como modelos para el asalto. El presidente de EEUU, Will Cooper (Kevin James), recurre entonces a su gran amigo de la infancia y campeón de las maquinitas de los años 80, Sam Brenner (Adam Sandler), quien actualmente trabaja como instalador de sistemas de home cinema, para encabezar un equipo de expertos jugadores de su época (Dinklage y Gad) cuya misión será derrotar a los extraterrestres y salvar al planeta. Monaghan interpreta al experto en armas del equipo. Pixeles Critica: El hecho de que te sepas de “pe a pa” lo que va a suceder en una película del estilo de ‘Pixels’ no debería ser un inconveniente para disfrutar de una entretenida película de verano que no tiene una mayor pretensión que la de generar risas en la sala de cine. Pero lamentablemente, como viene sucediendo con muchas de las películas de Sandler en los últimos años, el planteamiento es mucho más original y divertido que lo que ofrece la película. Y él, vuelve a ser un gran obstáculo para que todo funcione. Pixeles Debo explicarme mejor: creo que el principal problema de ‘Pixels’ es Adam Sandler, a mis ojos un tanto quemado. ‘Pixels’ va sucediendo ante nuestros ojos con el humor característico sus películas cuando es un tipo que ha ido perdiendo gracia a raudales. Sandler está tan pasivo que cualquiera hubiera podido hacer mejor su papel. Al centrarse la acción en él, genera una sensación de cansancio, de hastío ante su parte inicial. Lo que conlleva a que ‘Pixels’ tarde demasiado tiempo, casi una eternidad, en entrar en materia. Pixeles La película decide ponerte en precedentes, tomarse su tiempo, para que sepas minuto por minuto lo que va a suceder a continuación, quitando cualquier atisbo de sorpresa y dificultando el paso de los chistes. Para cuando llega la acción, casi una hora de película, el grado de interés con el que haya llegado el espectador juega un papel importante. La película apela a tu nostalgia, a aquellos maravillosos años 80-90 y sus míticos videojuegos. Apela a tu lado friki. Pixeles A partir de ahí no es que la película sea una maravilla pero por lo menos es más dinámica, con otra velocidad y con los efectos especiales que llevábamos esperando (no en vano, es lo que la gente va a ver cuando se mete al cine a verla). Es donde ‘Pixels’ funciona. Pixels

Mi pobre y dulce angelito

Acción Comedia Familia
5.5

Max Mercer tiene 10 años y se ha quedado solo accidentalmente mientras su familia está en Japón por Navidad. Cuando una pareja que quiere recuperar un tesoro familiar se obsesiona con su casa, Max tiene que protegerla de los intrusos… y hará lo que haga falta para que no entren.Mi pobre y dulce angelito Critica: Señores de Disney, si lo que quieren es tirar el dinero ya que directamente hacer una hoguera les parece mal, yo les ayudo... denme el dinero a mí, les aseguro que haré mejor uso. Cuando una película es un remake, reinicio, reboot o como se quiera llamar de un clásico, es necesario tener en cuenta la obra original por mucho que se quiera ver como un producto independiente. Y joder... lo que han hecho con esto solo se explica con el afán de la casa del ratón por quemar dinero y las obras que la hicieron grande. En la original el niño es entrañable y "el pupas" dentro de su familia. En esta es insoportable, sádico y un bastardo (llegando a querer quedarse juguetes donados).Mi pobre y dulce angelito En la original vemos como una serie de acontecimientos lleva a que el niño se quede solo en casa. En esta eso ni está ni se le espera. En la original los simpáticos ladrones eran eso, unos ladrones. En esta son un matrimonio que deben recuperar algo por necesidad. De verdad, espero que algún día se sepa que insistencia tiene Disney de destrozar todos su clásicos, de convertir obras atemporales y míticas en versiones nuevas que no son ni la sombra de estas. Y mira... señores de Disney, si no me quieren dar el dinero que invierten en estas mierdas les ayudo... con un consejo tan obvio y que todos sabemos pero habéis olvidado... Lo que hizo grandes vuestras obras, lo que consiguió que todos tengamos en nuestra memoria alguna película que nos marcó, es simplemente porque... tenían corazón y talento.Mi pobre y dulce angelito