Pipa

6.2
Manuela "Pipa" Pelari ya no es la misma. La mujer dura y aguerrida que sobrevivió a su paso por la Policía a fuerza de romper las reglas y guardar secretos oscuros decidió cambiar de vida. Después de abandonar su trabajo como investigadora y dejar en libertad a la tratante Cornelia Villalba, cayó en picada. Su tía, Alicia Pelari, la rescata y la lleva a La Quebrada, un pueblo pequeño y sencillo del Norte.Pipa Critica: Netflix retoma el personaje de la detective Manuela Pipa Pelari ya planteado en películas anteriores "La corazonada" (2020) y "Perdida" (2018) constituyendo así una trilogía de bazofias infumables en donde una historia mal planteada se conjuga con un guión mucho más complicado que inteligente que es representado por un plantel actoral irregular.Pipa La película es como un episodio monótono de una serie de investigación criminal, si bien hay en el guión demasiadas subtramas para una sola película, esto lo único que hace es complicar las cosas desorientando al espectador. Parece una película que se ha hecho con episodios de series policiales ensamblados de cualquier manera y sin mucha razón aparente. La producción en cuanto a fotografía y ambientación luce cuidada, casi impecable. Pero... el plantel actoral combina actores famosos (no por ello buenos, la fama no es sinónimo de calidad) con pésimos actores. Luisana Lopilato es sencillamente de madera (de la más dura que hay) por lo tanto es imposible creer en el personaje que interpreta. En fin... esta película tiene su marca Netflix: buena producción desperdiciada en una película pésima en donde su falta de vuelo creativo y total ausencia de creatividad hacen que cada "Original Netflix" sea algo tan intrascendente como soso. Película Netflix, que garantiza su total mediocridad. .Pipa
[quads id=1] <

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Español Latino 06/08/2022 2.43 GB 16 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

The Killing of Two Lovers

Drama
7.2

David intenta desesperadamente mantener unida a su familia de seis miembros durante la separación de su esposa. Ambos acuerdan ver a otras personas, pero David lucha por lidiar con la nueva relación de su esposa.The Killing of Two Lovers Critica: Tanto el título como el comienzo del film resultan algo engañosos, ya que rápidamente se convierte en un drama familiar interesante y a la vez sorprendente en la forma que está llevado. David y su esposa Nikki están dándose un tiempo por la mala trayectoria de su matrimonio. Se casaron jóvenes y han tenido cuatro hijos. David se ha marchado a vivir con su padre que vive cerca, la hija mayor no se está tomando bien esta separación, mientras que los otros tres pequeños apenas se enteran. Para empeorar las cosas Nikki ya está saliendo con otra persona. David mantiene la calma lo mejor que puede, e intenta por todos los medios no perder a su esposa y asimilar la nueva situación. The Killing of Two Lovers Clayne Crawford (Riggs en la serie de TV Arma letal) nos muestra a un David a punto de explotar, pero que permanece templado, manteniendo los nervios con la esperanza de poder recuperar a su familia. Más dura e impasible permanece su esposa interpretada por Sepideh Moafi que ya sale con Derek (Chris Coy) un nuevo novio que dificultara las cosas. El desolado pueblo de la América rural donde viven y una fría fotografía en 4/3 contribuyen a sacarle mucho partido a la narración, que bajo la batuta del director Robert Machoian consigue un buen estudio de los personajes y un resultado más que satisfactorio, que tuvo su reconocimiento en el festival de Sundance.The Killing of Two Lovers

Estamos muertos

Drama Sci-Fi & Fantasy
8.8

Un grupo de estudiantes se da cuenta de que tienen que enfrentarse con las pocas existencias que tienen a una situación de crisis extrema. Estos quedan atrapados en el instituto donde estudian mientras que un virus zombie se propaga por todo el mundo.Estamos muertos La escuela está llena de infectados, pero nadie puede salir de allí. El gupo de amigos deberá hacer todo lo posible para sobrevivir y salir del colegio sanos y salvos cuando el apocalipsis zombie termine.Estamos muertos Critica: Llega Estamos muertos y con ella este sub género zombi: los muertos vivos gominola. Zombis que parecen estar hechos de plastilina; rebotan contra las paredes; caen desde edificios y chocan contra el piso como pelotas; se plantan y corren los cien metros llanos, entre otras.Estamos muertos El recurso no es nuevo: desde El amanecer de los muertos, Guerra mundial Z, Tren a Busan, etc. Los zombies dinámicos, si no lucen demasiado ridículos, no solo son terroríficos sino que aportan un dinamismo que permite verdaderas guerras con los humanos. Visualmente, pueden ser pelis con un montaje de acción espectacular. Como Estamos muertos. Tratándose de una serie larga, 12 episodios de una hora cada uno, se pueden permitir intercalar todo tipo de géneros. Si bien que el drama y la acción son los principales. Estamos ante una serie muy meticulosa a la hora de retratar tanto personajes como arcos argumentales. Es una obra coral en donde se desarrollan desde los protagónicos hasta, incluso, personajes de caracter más auxiliar.Estamos muertos El virus tiene su propio desarrollo. Aquí es donde la serie abandona el carácter meramente intimista, o de institutos, para volverse un asunto que concierne al gobierno mismo de Korea. La búsqueda de una explicación a los sucesos enriquece una trama que de otra forma se hubiese vuelto demasiado monótona: un mero "hay que sobrevivir" cual copia/pega de otras series. Ahora bien, si los efectos especiales son la hostia; los personajes bien desarrollados; los actores en perfecta sintonía con sus papeles; las batallas, impecables...porque un ¿seis?Estamos muertos

El par perfecto

Comedia Drama Romance
8.3

Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.El par perfecto

Ocultos por la luna

Ciencia ficción Misterio Suspense Thriller
6.2

En 1988, el oficial de la policía de Filadelfia Thomas Lockhart (Boyd Holbrook), ansioso por convertirse en detective, comienza a seguirle la pista a un asesino en serie que misteriosamente resurge cada nueve años. Cuando los crímenes del asesino empiezan a desafiar cualquier explicación científica, la obsesión por descubrir la verdad amenaza con destruir su carrera, su familia y posiblemente su cordura. Ocultos por la luna Critica: En 1988 un policía que aspira a llegar a detective una noche cualquiera se arrima a investigar unos extraños casos de muertes en la ciudad. Las víctimas mueren por un derrame cerebral severo (de hecho, se les licua el interior craneal con el ataque) y entre ellas no tienen ninguna conexión aparente. Entonces comienza la búsqueda de una sospechosa, pues podrían ser asesinatos y el policía se enfrenta a ella en la estación de metro, pero esta mujer joven a la que él nunca había visto parece conocerlo muy bien y le suelta unas frases premonitorias para su vida. El policía se obsesiona con el caso y cae en cuenta de que se vuelven a repetir los mismos asesinatos con una periodicidad predecible y realizados por la misma mujer que parece no envejecer. Bien, es otro refrito de ciencia ficción con viajes temporales y un mensaje que evidencia la ética progresista actual [para no spoilear, la crítica al mensaje en al área correspondiente], de desenlace bastante ramplón y una ejecución regular. Sin embargo, es recomendable para los que gusten (como yo) de la temática de desplazamientos temporales, pero acá si eres aficionado al género te entretendrás más contando sus desaciertos que con la revelación final, que ya se veía venir desde el inicio de la película, porque simplemente no podía ir por otro lado si quería intentar sorprender al espectador. Al igual que con “I’am a Mother (2018)” comprender los períodos de tiempo y la cantidad de años que transcurren es fundamental para ir enterándose de que va la cosa. Para pasar el rato, se han visto peores, no destaca en nada salvo en justificar lo injustificable y dejar muy en claro la nueva ética de estos tiempos, una seria advertencia para todos nosotros. Una no muy velada crítica a Trump y sus seguidores, como si no fuesen suficientes ya las series y películas dedicadas al tema, además del 99% de los medios recalcando todos los días lo mismo. Esto ya aburre.

Promesa de vida

Bélica Drama
6.8

Primera Guerra Mundial. Un hombre australiano viaja hasta Turquía tras la Batalla de Gallipoli para buscar a sus tres hijos desaparecidos. Promesa Critica: Como si tomara a Mel Gibson -otro actor australiano convertido en director- como espejo en el que mirarse, Russell Crowe ha elegido un estilo marcadamente clásico para su primer largometraje trás las cámaras. “El Maestro del Agua” es un proyecto ambicioso y no exento de riesgos para un debut. Un viaje que navega entre el retrato intimista y las grandes epopeyas con hechuras de superproducción. Ambientada un año después del fin de la primera guerra mundial, el film centra su atención en las consecuencias de la batalla de Galípoli entre las fuerzas militares de Australia y Nueva Zelanda y el ejército turco, en especial la dolorosa pérdida de los tres hijos de un granjero zahorí de la Australia rural. Promesa Ante lo ambicioso del proyecto, Crowe cumple de sobra con la primera premisa de cualquier director: rodéate de los mejores. En el apartado interpretativo su talento está fuera de toda duda a estas alturas. Es muy bueno, lo sabe y demuestra que no es imprescindible que alguién le muestre el camino para componer el más minucioso retrato posible de Joshua Connor, su personaje. Protagonista absoluto de la historia, Crowe se echa a las espaldas la película también delante de las cámaras para contar la odisea de un hombre que lo ha perdido todo, al que su intuición innata llevará al otro lado del mundo en busca de esperanza. Crowe se rodea de un elenco muy solvente empezando por Ayshe, una Olga Kurylenko perfecta de nuevo en su dominio de los acentos (el turco en esta ocasión) que empieza a pedir a gritos un papel verdaderamente protagonista, alejado de ser siempre el objeto romántico del protagonista. También es agradable comprobar como se desenvuelve Jai Courtney lejos del género de acción, pero si duda la gran revelación es Yilmaz Erdogan. Fantástico en cada segundo de su actuación, extremadamente convincente como sabio hombre de honor atrapado en las conscuencias y la sinrazón de la guerra y derrochando presencia y química en su relación con Crowe y con Cem Yilmaz, el actor turco que interpreta a su lugarteniente. Promesa Al buen trabajo del elenco de actores hay que sumarle otro aspecto técnico que eleva a “El Maestro del Agua” por encima de la media: el maravilloso trabajo de fotografía del maestro Andrew Lesnie. El ganador del Oscar por su labor en “El Señor de los Anillos” otorga a la película un acabado final majestuoso, muy especialmente en el espectacular abanico cromático que crea para la ciudad de Constantinopla y la impresionante manera de resaltar la belleza, textura y colorido del vestuario.The Water Diviner Promesa

Little Q

Drama Familia
7.7

Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.Little Q