Riverdance: La aventura animada

6.6
Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.Riverdance: La aventura animada
[quads id=1] <

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Español Latino 15/01/2022 1.74 GB 436 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Sextillizos

Comedia Familia
6.1

Un futuro papá descubre que tiene cinco hermanos gemelos y emprende un alocado viaje para dar con esa familia que no conoce. Marlon Wayans interpreta a los sextillizos. Sextillizos Critica: Habrán pocas frases coronando el cartel publicitario de una película que sean más honestas que la de la última película de Marlon Wayans para Netflix -sí, Adam Sandler no es el único cómico en decadencia fichado por la plataforma digital-. ¡More Marlon! Porque 'Sextillizos', además de ser la 5° película en la que le dirige el tal Michael Tiddes desde 'Paranormal movie' (2013), es la confirmación de que, si bien Tyler Perry, Martin Lawrence o Eddie Murphy decidieron tirar la toalla, por puro cansancio o al verle las orejas al lobo tras los morrocotudos fracasos de 'Norbit' (2007, Brian Robbins) o la enésima continuación de 'Esta abuela es un peligro' (2000, Raja Gosnell), para otros lo de desdoblarse en múltiples personajes de diferente fisonomía, edad o sexo continúa siendo un recurso humorístico que debe explotarse. Hey, fijaros... ¡Es Marlon con una peluca ridícula! ¡Marlon con una papada postiza! ¡Esa gorda tan choni y barriobajera es Marlon Wayans! ¡Marlon interpretando a un tullido con la mitad de estatura que él! ¡Es para troncharse, cabronazos! A veces me da por pensar cuál es el público objetivo de determinados cómicos. Hace 19 años el de Wayans habría sido aquella parejita autoparódica y estereotipada de afroamericanos veintañeros -por los pelos, Shawn Wayans y Regina Hall rozando la treintena- de la que Keenen Ivory Wayans se mofó sin piedad ni sesgos de compadreo étnico en 'Scary Movie' (2000), franquicia tras la cual aún exprimiría el limón de los chistes de flatulencias, gordas con culos enormes, sexo con chicas blancas, y pipas de crack en 'Dos rubias de pelo en pecho' (2004) y 'Pequeño pero matón' (2006). Marlon Wayans -y, en cierto modo, casi todos los miembros del clan Wayans- han representado una forma de entender el humor tan zafia, vulgar y soez como fácil de digerir mientras te zampas una pizza. Y eso es algo que el actor y cómico afroamericano tiene en común con Adam Sandler. Lo saben sus fans. Lo sabemos los sadomasoquistas que, más veces de las que nos gustaría reconocer en voz alta, hemos consumido sus fast food movies. Y, a tenor de que ambos han recalado dentro del mismo catálogo de contenidos, en el mismo portal de streaming, Netflix también lo sabe. La tontería vende, y mucho.

Cuentos al caer la noche

Familia Fantasía
6.8

Alex, un fan de las historias de miedo, debe contar un cuento aterrador cada noche... o acabará encerrado para siempre con su nueva amiga en el piso mágico de una bruja.Cuentos al caer la noche Critica: Cuentos al caer la noche (Nightbooks) es la nueva película de Netflix, lo que desde hace tiempo es sinónimo de echarse a temblar, porque estrenan cada cosa en la plataforma que ríete tú de la productora Asylum. Propuesta de terror enfocada a los más pequeños de la casa (o así se vende…), la crítica ha quedado más que convencida, siendo a mí parecer una cinta de terror que cumple su cometido, tiene elementos geniales y destaca en su género, pero que se queda a medio gas, al desaprovechar la premisa principal que se nos presenta en los primeros compases de la cinta. La película nos cuenta la historia de un niño que escribe historias de terror. Obviamente, no es el más popular del colegio, renegando de su afición debido a ese hecho. Justo cuando está a punto de quemar sus cuentos, una bruja le secuestra, encerrándole en su casa y obligándole a contarle sus historias cada noche, o pagará las consecuencias. Como ya he indicado, el punto de partida es fabuloso, pero la película prefiere apostar por otros derroteros, a pesar de que (casi) todos esperamos saber más historias del protagonista. Pues si es el caso, os vais a llevar un buen chasco, ya que casi todo el film se centra en la amistad entre los dos niños protagonistas (la segunda es otra niña secuestrada). No es ningún secreto que lo mejor de la película es el prometedor inicio y el maravilloso clímax, pero no adelantemos acontecimientos.Cuentos al caer la noche Eso sí, antes de proseguir con la reseña, dos preguntas. Primero: ¿por qué Netflix ha estrenado la cinta por la puerta de atrás (sin apenas promoción, como casi siempre), un miércoles cualquiera, en vez de hacerlo un viernes, día exclusivo para sus grandes estrenos, los cuales luego resultan ser un fiasco? Esta primera pregunta me lleva a otra: ¿acaso querían esconderla? Segunda, y no menos importante: ¿por qué no han esperado un mes para estrenarla en pleno Halloween, cuando es obvio que es la fecha perfecta para presentar un film de estas características? No tengo las respuestas (bueno, sí, pero mejor lo dejamos estar…), pero aquí dejo las preguntas. Dicho esto, comenzamos.Cuentos al caer la noche

Lunáticos

Comedia
6.2

¿Y si el Apollo 11 nunca hubiese llegado a la luna? ¿Y si fue Kubrick quien rodó la llegada del hombre a la luna en un estudio? En el Londres de los años sesenta, un agente de la CIA intentará sin éxito encontrar a Kubrick; en cambio, se juntará con un penoso mánager musical. Lunáticos Critica: Como curiosidad, mas allá de la historia que cuenta, "Moonwalkers" es una película a tener en cuenta por muchos motivos. El principal de ellos es porque además de original, es razonablemente entretenida (sobre todo en sus tramos inicial y final), está bien rodada y mejor interpretada. Pero no nos equivoquemos, "Moonwalkers" es un batiburrillo que parece salido del Richard Lester de los años 60. Una historia delirante sobre el mito de que fue Stanley Kubrick quien rodó la (falsa) llegada del hombre a la Luna sirve al guionista Dean Craig y al director Antoine Bardou-Jacquet para sumergirnos en el Londres hippie/pop de los 60 y proponernos una divertida historia a medio camino entre la delirante acción de Guy Ritchie y la parodia/homenaje de la saga de Austin Powers. Aunque todo desde la formalidad mas aséptica, eso si. A "Moonwalkers" le sobran ideas y le falta emoción, pero a pesar de ello, es una rareza que se disfruta hasta el ultimo minuto gracias a un diseño de producción soberbio, a la acción salvaje que nunca se detiene y -sobretodo- gracias a ese actor en estado de gracia perpetua que es Ron Perlman, secundado por un excelente Rupert Grint y rodeados ambos de un elenco de soberbios secundarios que parece de vuelta de un viaje de LSD. No es una película fácil de ver porque no está exactamente enmarcada en lo que podríamos denominar como cine comercial, bascula entre demasiados géneros y lo hace algo alejado de los convencionalismos. Pero (humildemente) opino que películas como "Moonwalkers" nos demuestra que aun queda espacio en el cine para la originalidad y el entretenimiento puro sin tratar al espectador de idiota. A mi me ha encantado, pero claro, esa es mi humilde opinión que no creo que vosotros compartáis... Lunáticos ¿Por dónde empezar?, ¿qué analizar primero?, ¿por dónde comenzar a describir esta destartalada jarana, de desbarajuste en aumento?..., sinopsis loca de un despropósito de argumento, divertida, surrealista y psicodélica, cuyo compás es un desastroso derrame de frenesí cómico, caótico y trastornado que se mueve cual lioso guión, de pies y cabeza lógica, pero cuyo dicharachero rumbo se tuerce hacia el desmadre urgente de un montón de perdedores, que juegan al vagueo malabarista para salir al paso del accidente provocado. Moonwalkers Porque todo es un estropicio de infortunios y violentos atropellos que intentan esquivarse, imponerse y dominar el espacio, contratiempos imprevistos, de precipio elevado, para saltar sin paracaídas y caer en nuevo percance de desgracia, aún pero si es posible; auténtico embrollo lunático, cuya esquizofrenia reina perpetuamente en el ambiente, como compañero fiel y necesario para representar tal desparrame de malogradas intenciones, cuyos majaretas apalabrados resuenan cual simpático y descontrolado chiflado, imposible de predecir y controlar. Majadería de golpes, tiros y sangre por doquier, como complemento de ese absurdo universo que pretende llegar a la luna desde un postizo Londres lleno de frikies y rallados mentales; una misión, un error identificativo y mucho dinero perdido, un proyecto, un agente de la CIA con temblores de mano, una cutre banda de rock y un mánager mentiroso que sólo quiere que algo le salga bien, más esos desternillantes amigos que montan un intrépido y fortuito rodeo donde nadie se salva de la idiotez, el espanto, la resaca, la fantasmada y la regresión ensoñada de quien permanece en realidad artificial, mucho más llevadera y gratificante. Lunáticos

8 millas

Drama Musica
7

Detroit, 1995. La promesa de potencia industrial se ha transformado en un hervidero de conflictos económicos y raciales. La 8 Mile Road, que recorre el perímetro de la ciudad, marca ahora la frontera entre lo urbano y lo suburbano; entre lo blanco y lo negro. Allí, hay una larga tradición de creatividad negra. Ésta ha tenido siempre unas raíces obreras y ha expresado sin filtros su dura realidad. En los clubs, los mejores raperos se enfrentan en duelos verbales para conseguir el respeto de sus colegas. 8 Mile 8 Mile: Calle de las ilusiones Critica: 8 Millas retrata una semana en la vida de un joven blanco de los suburbios de Detroit cuya mayor afición es el rap. La cinta, que está ambientada en 1995, tiene un claro contenido biográfico (Eminem ayudó en la elaboración del guión) y muestra la cruda realidad de las barriadas de una gran ciudad americana en clave de drama urbano. Nos guste o no, este es el film de claro contenido hip hop más importante y exitoso de todos los tiempos. La película podrá tener sus fallos, pero es evidente que el rap tiene una importancia enorme en ella y es el proyecto comercial que mejor ha mostrado la escena “underground” estadounidense hasta la fecha. 8 millas En el plano artístico, se puede echar en falta un guión algo más elaborado, que no sirva sólo para lucimiento de su flamante protagonista, o una mejor interpretación de los actores (la capacidad dramática de Eminem no va acorde con sus dotes líricas), pero el director Curtis Hanson (L.A Confidential) consigue construir un ambiente realista y muy propicio para la historia que relata; además, para cualquier amante del rap resulta cuando menos interesante observar las entretenidas batallas entre los mc’s que trufan gran parte del metraje y suponen el clímax del film (en el dvd, podemos ver las “rap battles” en versión extendida, con pequeñas joyas tanto por parte de Eminem como de sus oponentes). 8 millas Aparte de todo esto, hay que resaltar una excelente banda sonora en la que aparecen canciones de Mobb Deep, Notorius B.I.G., Wu Tang Clan o Outkast, además de los temas que se idearon expresamente para el film, con canciones de D-12, Jay-Z, X-Zibit (que, por cierto, aparece en 8 Millas en una corta pero divertida escena) o el propio Eminem, que ganó el Oscar a mejor canción por “Lose Yourself”. 8 millas

Guardianes de la galaxia

Acción Aventura Ciencia ficción
7.9

El temerario aventurero Peter Quill es objeto de un implacable cazarrecompensas después de robar una misteriosa esfera codiciada por Ronan, un poderoso villano cuya ambición amenaza todo el universo. Para poder escapar del incansable Ronan, Quill se ve obligado a pactar una complicada tregua con un cuarteto de disparatados inadaptados: Rocket, un mapache armado con un rifle, Groot, un humanoide con forma de árbol, la letal y enigmática Gamora y el vengativo Drax the Destroyer. Pero cuando Quill descubre el verdadero poder de la esfera, deberá hacer todo lo posible para derrotar a sus extravagantes rivales en un intento desesperado de salvar el destino de la galaxia. Guardians of the Galaxy Guardianes Critica: Guardianes de la galaxia no pasa del "psé" de una tarde lluviosa de domingo con un buen bol de palomitas en el sofá. En ese sentido es entretenida, incluso divertida. No promete mucho, y por tanto cumple. Argumento simplón, giros inexistentes, malos más simples que una zapatilla y buenos muy aficionados al chascarrillo. La relación entre los protas se crea por contraste: son muy distintos pero están condenados a entenderse porque... porque sí, qué más dará. Lo gracioso es que sean una panda de inadaptados que acaban por ser grandes amigos, no le busquemos tampoco tres pies al gato. Guardianes El humor... Pues sí, tan simplón como la película. Pensado para un público amplio, a la mayoría le requerirá un poco de esfuerzo para disfrutarlo. Esa actitud de risa tontuna, de "je, jeje, jejeje" y cara de bobo. Eso sí, en muchos momentos peca de sobreabundancia (ver spoiler). Guardianes En resumen, una película tremendamente sobrevalorada que se disfrutaría mucho más si en lugar de como caviar nos lo vendieran como lo que es. Una hamburguesota grasienta que, pillada con el hambre adecuado, te hace la persona más feliz del mundo. Y en términos más cinéfilos, un blockbuster que se presenta como tal desde el minuto 1, y que deambula entre la autoparodia y la épica de superhéroes sin intención de terminar de definirse, con el entretenimiento por única bandera. Guardianes Eso sí, hay que reconocerle su potencial para convertirse en mito de una generación. En todo momento tuve la sensación de que la chavalada de unos 10-12 años era la que más reía y disfrutaba de la película. Había una chiquilla en la fila de detrás que recitaba todas las frases del trailer en cuanto aparecían en pantalla. Puede que muchos papás y mamás sufran, en breve, sesiones y más sesiones de Guardianes de la Galaxia en bucle. Guardianes

Operación ultra

Acción Comedia
6

Mike Howell (Jesse Eisenberg) es un joven que no tiene ninguna motivación y que vive junto a su novia Phoebe (Kristen Stewart) en una pequeña y aburrida ciudad. Un día, su vida da un giro inesperado cuando el pasado de Mike vuelve para perseguirle y se convierte en el blanco de una operación de alto secreto del gobierno. American Ultra Operación ultra Critica: Cómo le gustan a estos americanos vendernos una y otra vez la misma historia. Referencias lo llaman sus defensores, especialmente cuando salen bien. Refritos lo llamamos por estos lares, salgan bien, porque hay un buen cerebro repleto de buenas ideas que sabe hacer un buen producto con todos esos ingredientes manidos, o mal, que es cuando se lo achacamos a la tan cacareada falta de originalidad que salpica al Hollywood de nuestros días. Operación ultra “American Ultra” es otro refrito de esos que sus responsables aderezan con una buena carga de referentes para contarnos la historia del típico pardillo en cuyo interior habita una máquina de matar entrenada por la CIA en estado de letargo. Por supuesto, la trama ya suena conocida. Es algo así como una nueva “Superfumados pasada por el filtro Bourne y con ecos a “El mensajero del miedo”, con cierto aire de novela gráfica en su desarrollo y cierto humor deudor del dúo Cheech y Chong, pero pasado de tiempo y época. Pero sobre todo, esto es una historia de amor bañada en sangre que bien puede recordar a la excelente “Amor a quemarropa”, aunque salvando las distancias. Operación ultra Todo ello a partir de un guión del encumbrado antes de tiempo Max Landis, autor del libreto de “Chronicle”, contado con el estilo videoclipero del británico de origen iraní Nima Nourizadeh, que ya dio buena muestra de su habilidad para el montaje en la reivindicable radiografía juvenil contemporánea que suponía “Project X”. Con esta mezcla, ¿puede salir algo mal? Pues “American Ultra” se encarga de echar por tierra todas sus posibilidades, su mezcla de referencias acaba siendo sosa y aburrida, y subyace bajo su superficie un espíritu juguetón que en ningún momento llega a aflorar. Intenta tener gracia, y pudo haber funcionado como parodia del cine de espías, pero es tan insulsa como la cara de su actriz protagonista, Kristen Stewart. Operación ultra