The Contractor

6.3
Después de ser dado de baja involuntariamente de las Fuerzas Especiales de EE. UU., James Harper decide apoyar a su familia uniéndose a una organización de contratación privada junto a su mejor amigo y bajo el mando de un compañero veterano. En el extranjero en una misión encubierta, Harper debe evadir a quienes intentan matarlo mientras regresa a casa.The Contractor Critica: El turbio mundo de la seguridad privada y los contratistas por parte de ex marines de Estados Unidos en los que se ven involucrados en misiones especiales por todo el mundo, queda un poco en entredicho en este guion de J.P. Davis bajo el punto de vista del director sueco de origen árabe Tarik Saleh (El Cairo confidencial o Metropia). Después de su repentino despido del Ejército por un asunto en el que se ha visto involucrado, el marine James Harper le pide ayuda a un amigo que trabaja para una agencia de contratistas o mercenarios para realizar una misión en Berlín. Decide aceptar ya que está bastante bien pagado y aparentemente será una operación fácil; solo tienen que recuperar unas muestras de lo que parece ser un arma biológica. Todo sale mal y se ve envuelto en una misteriosa conspiración...The Contractor Los dos protagonistas de la magnífica "Comancheria" Ben Foster y Chris Pine vuelven a juntarse para protagonizar este thriller con aires setenteros, al que no le faltan otros secundarios de lujo como Kiefer Sutherland, Eddie Marsan, Fares Fares, Gillian Jacobs o la alemana Nina Hoss. Un film que funciona bastante bien como un thriller de espionaje, con grandes dosis de acción y rodada en diferentes países y que, aunque el tema puede estar muy trillado, sirve como un buen entretenimiento. The Contractor
[quads id=1] <

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Español Latino 03/05/2022 2.28 GB 745 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Proyecto Géminis

Acción Suspense
5.8

Un asesino a sueldo, demasiado mayor, decide retirarse. Pero esto no le va a resultar tan fácil, pues tendrá que enfrentarse a un clon suyo, mucho más joven. Proyecto Géminis Critica: Tenía ganas al último trabajo de Ang Lee: Géminis. Me parece un director fascinante por obras como Sentido y sensibilidad, La tormenta de hielo, La vida de Pi o la injustamente minusvalorada Billy Lynn. No en vano su talento ha sido reconocido con, entre otros premios, tres Oscar: dos como director (La vida de Pi y Brokeback Mountain) y otro a la mejor película no inglesa (Tigre y dragón). En gran parte de su filmografía -por no decir toda- el director taiwanés siempre arriesga. Va más allá de lo convencional. Experimenta, prueba y aborda temas sociales que dejan un buen poso de reflexión. La homosexualidad, la filosofía, la religión o esa perversión del puritanismo americano están dentro de su trayectoria. Historias realmente cautivadoras gracias a sus guiones. Eso, artísticamente hablando, a mi me llena. También la tecnología forma para del bagaje de Ang Lee. "En todas las películas, a partir de 'La vida de Pi', he estado buscando lo que el cine digital puede hacer por nosotros. Es un nuevo lenguaje, y estoy tratando de aprender a decir cosas en ese lenguaje", dice el oscarizado realizador. Y en Géminis hay mucho de ese paso más allá que Lee dice estar buscando. Está rodada en 120 frames por segundo y los cines de hoy, en pleno 2019, no están preparados para esta tecnología. Él mismo lo confiesa: "¡No está disponible! Lleva treinta años sin estar disponible. Pero esa es la parte interesante. Tienes que hacer descubrimientos, no sólo hacer algo bien, sino descubrir algo nuevo. Eso es muy satisfactorio. Espero que el público y el mundo compartan nuestra emoción". Pero en mi caso, aún reconociendo ese laborioso trabajo, no estoy para nada emocionado con su película concebida para la década de los noventa y que llega con más de veinte años de retraso. Y no lo estoy porque el desarrollo del guión es muy flojo, casi inexistente. Y eso que el punto de partida es atractivo y sugerente. Ya digo que, desde el punto de vista técnico, es arriesgada. Y tiene momentos de acción espectaculares, como los que se suceden por las calles de Colombia. Pero hasta ahí. No hay más. La historia se vuelve densa y aburrida. La típica trama del gato y el ratón propia de otro tiempo. De hecho me acordaba de Cara a Cara, del también asiático John Woo. Rodada en 1997 tenía su encanto, pero hoy...la sigo apreciando porque Nicolas Cage y John Travolta están desatados, pues la historia es demencial. Géminis es igual. Solo que veinte años después. Para colmo, Will Smith y Clive Owen -me encantan estos actores, vaya por delante- no me inspiran nada en esta ocasión. Y el hecho de meterme con calzador a Mary Elizabeth Winstead como compañera de armas del Príncipe de Bel Air me fatiga aún más. La máxima 'Fortuna Audaces Iuvat' no se cumple en esta ocasión con Ang Lee en su último trabajo. Ni siquiera me invita a reflexionar sobre la industria armamentística y su incomprensible avance hacia la autodestrucción. Nada de ese poso que sí me dejaron sus otros trabajos -salvo Hulk-. Tal vez cometí el error de crearme unas expectativas elevadas. Pero tratándose de Ang Lee...se le puede y debe exigir mucho más que un puñado de tecnología moderna y chispazos de acción. Otra vez será.

La Mujer Maravilla: Linaje

Acción Animación Fantasía Fantástico
6.6

Diana decide pelear para salvar a su amor Steve Trevor y recuperar ambos a Estados Unidos. Tras convertirse en la "embajadora de la paz", su voluntad, tan fuerte como su cuerpo y su propio espíritu, le lleva a encomendarse a una misión en la que debe ayudar a una joven que forma parte de una organización llamada Villainy, Inc., cuyos miembros están planeando invadir la isla de Themyscira. La Mujer Maravilla: Linaje Critica: Dentro del universo animado de DC, el intento de iniciar una serie de películas de Wonder Woman empieza de forma muy decadente. El primer segundo de imagen en la cinta ya es malo. Habla de "5 años atrás" siendo una historia lineal en el tiempo y que no vuelve a usar de textos para explicar la temporalidad de su historia. Más adelante, en el detonante de la historia del personaje, se repiten las acciones de la película de imagen real de hace unos años, Wonder Woman decide de forma muy fría irse del mundo de las Amazonas para luchar contra unos malos que no volvemos a ver y pasa un tiempo con una familia que no hace otra cosa que presentar a una antagonista que no es otra que la chica de la habitación de al lado. Se puede presentar mucho mejor un villano la verdad, se podría jugar con la temporalidad haciendo ir de adelante atrás, jugar un poco con ello. Así la película tendría un ritmo interno más interesante. La antagonista principal es invisible y cuando se vuelve visible es un villano de opereta que regala igual los momentos más entretenidos de la película que no son otros que los puros golpes. Por último me gustaría hablar del equipo que monta Wonder Woman, formado por el soldado Steve, el cual nunca sabemos qué clase de soldado es, una chica sin carisma ninguna y sin gracia tampoco, y por último un minotauro mayordomo. Me gusta el humor absurdo, pero hay que estar muy a favor para encontrar en estos personajes algo que reseñar

Transformers: La era de la extinción

Acción Aventura Ciencia ficción
5.8

Han pasado 4 años desde la tragedia de Chicago y la humanidad sigue reparando los destrozos, pero tanto los Autobots como los Decepticons han desaparecido de la faz de la Tierra. Ahora el Gobierno de los Estados Unidos está utilizando la tecnología rescatada en el asedio de Chicago para desarrollar sus propios Transformers. Al frente del proyecto está Joshua Joyce (Stanley Tucci), un arrogante diseñador que piensa que los Autobots son "basura tecnológica" y se cree capaz de fabricar unos robots infinitamente más avanzados. Mientras tanto, Cade Yeager (Mark Wahlberg), un mécánico inventor, encuentra un Marmon semi-trailer. Al intentar repararlo, descubre que el camión no solo era un Transformer, sino también el mismísimo Optimus Prime, líder de los Autobots. Lo que Cade ignora son las consecuencias que pueden derivarse de este hallazgo. Transformers: Age of Extinction Transformers 4 La era Critica: Michael Bay, con la estimable excepción de 'Dolor y dinero' (2013), lleva entregado a la causa robótica-alienígena desde el año 2007, cuando su notable 'Transformers' llegó a nuestras pantallas para ofrecernos un espectáculo mayúsculo y desbordante condenado a aglutinar tantos fans como detractores. La razón para tan radical división de opiniones se encuentra en su sentido del exceso, capaz tanto de fascinar y provocar el fenómeno de los ojos-como-platos como de hacer estallar las retinas y los tímpanos del espectador que no comulgue con su desmesurada propuesta. No fueron pocos los que consideraron aquella película como la mejor de su director, sino que incluso para el que esto escribe confirmaba a un autor del blockbuster con un estilo propio altamente marcado. Sí, han leído bien: Bay es, para bien o para mal, un autor, ultra-comercial y millonario, sí, pero sin que eso sea óbice para establecer un discurso autoral, al menos en el plano estilístico, que logra sublimar la tontería para convertirla en un activo más de la saga. Ese desenfreno megalómano y destructor se vio incrementado en dos secuelas que, aunque inferiores, aún poseían las virtudes que permitían al espectador ser benévolo con los tics menos agraciados de Michael Bay. Pese a todo, en 'Transformers: El lado oscuro de la luna' (2011) comenzaba a vislumbrarse una cierta reiteración, casi insensata, de unas maneras y formas que ya no contaban con el factor sorpresa y que se atropellaban las unas a las otras, rebajando las aspiraciones lúdicas de una saga que comenzaba a dar un ligera sensación de fatiga al aficionado (el opositor ya se había pegado un tiro, directamente). Transformers La era En 'Transformers: La era de la extinción' (2014), reboot y secuela al mismo tiempo que nos sitúa años después de lo acontecido en la tercera entrega y donde los Autobots son perseguidos al igual que los Decepticons por considerarse una amenaza para el ser humano, todo lo que era estilo, humor y espectacularidad ha sido sustituido por redundancia, desmesura y risibilidad. Donde antes estaba el carismático Shia LaBeouf ahora tenemos a Mark Wahlberg haciendo de Mark Wahlberg una vez más, y del sano cachondeo que desprendía el siempre acertado John Turturro se ha pasado a un Stanley Tucci brioso pero desubicado. El resto del reparto no son más que figuras recortadas en el atardecer, cuando se pone intensa, o meras presencias accesorias de una trama demasiado abultada, testigos del apocalipsis con tanta incertidumbre como el propio espectador. Curiosamente, en una triste paradoja, es la película con mayor peso del llamémoslo factor humano de cuantas ha hecho Bay para la saga, y sin embargo es la primera en la que el destino de los personajes resulta irrelevante. Es tal la lujuria por el espectáculo y la destrucción que ha esclavizado todo lo que le rodea, convirtiendo a la cinta en la hipérbole de la hipérbole de la hipérbole, donde el desmedido amor (de bakala) de Bay por su criatura le ha cegado, impidiéndole ver sus defectos o saber cuándo parar la máquina, una sombra de sí misma rendida al paroxismo más primitivo. Cada nueva cinta de 'Transformers' ha ido aumentando su duración y rebajando su carisma, pero con la cuarta se ha alcanzado finalmente ese estatus de producto para masas que lejos de innovar y alcanzar nuevas cotas en su propio universo, se conforma con dar gato por liebre al fan, algo inédito en la saga. Transformers La era

Hipnótico

Drama Suspense
5.8

Una joven que busca la superación personal pide ayuda a un prestigioso hipnotizador, con el que se somete a varias sesiones muy intensas. Las consecuencias serán aterradoras.Hipnótico Critica: No sé qué me parece más increíble de estas dos cosas: - La ingente cantidad de basura que está generando Netflix a nivel de películas en 2021.Hipnótico - El hecho de que yo siga probando suerte una y otra vez sin parar de tragarme bodrios como este, con la vana esperanza de encontrarme aunque solo sea una o dos veces con algo bueno, para variar. El estilo, factura, reparto y argumento de “Hipnótico”, podrían rivalizar con las películas que ponen en “Atresmedia” los fines de semana por la tarde.Hipnótico El guion tiene menos enjundia que el manual de instrucciones de un taburete. Sinceramente, esto solo creo que podría interesar, intrigar o sorprender a espectadores que hayan visto tan poco cine en sus vidas que ni sepan quién es Steven Spielberg. Lo que pasa en el film es más previsible que el final de “Titanic”. Solo ha faltado que la protagonista tuviera un perro o un gato, para rematar lo fácil que es adivinar lo que pasa. Es que no hay absolutamente nada que rascar. Los actores parecen tener más ganas de cobrar e irse a casa que de actuar. El malo da bastante menos miedo que una hipoteca. Y con todo eso, a lo mejor en un día tremendamente tonto, podría tener un pase y llegar al 5 si por lo menos fuera entretenida, que no lo es. Cuando una película de 89 minutos (créditos incluidos) se hace larga y encima se puede ver con el rabillo del ojo mientras miras tus redes sociales en el móvil, es que algo falla, digo yo. Pero hay que reconocerle cierto mérito a Netflix. Poco a poco se está acercando a ser más garantía (siempre hablo de películas, y por supuesto no de series) de ofrecer excrementos, que la mismísima productora “Asylum”. Y eso es bastante difícil.Hipnótico

Blood Money

Drama Suspense
5.3

Tres amigos se van de excursión a la naturaleza y se encuentran a un criminal obsesionado con recuperar su dinero. Pero pronto su avaricia se volverá contra ellos. Una versión moderna de ‘El tesoro de Sierra Madre’.Blood Money Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.Blood Money

El cadáver

Drama Suspense Terror
5.5

Película que nos sitúa en un peculiar Hotel, en un futuro post apocalíptico. En dicho establecimiento se ofrecen cenas con espectáculo, mientras afuera el planeta entero pasa hambre. Una familia pobre, consigue unas entradas para pasar una noche allí, pero su sueño se convertirá en pesadilla cuando descubren que son parte del siniestro juego que los anfitriones proponen.El cadáver Critica: Sin apenas información al respecto, me he aventurado en esta propuesta de terror y suspense (conviene recalcar que hay más de lo segundo que de lo primero), proveniente de Noruega, y cuya premisa y género captó mi interés. Debo confesar que no esperaba gran cosa, y menos después de los últimos estrenos de Netflix, a cada cual más mediocre. Quizás ese sea el principal motivo por el cual me haya sorprendido el film que nos ocupa, con un arranque muy prometedor y que entretiene en su ajustado y acertado metraje de apenas ochenta minutos. No es ninguna maravilla, pero da bastante más de lo esperado. Se nota la buena mano en lo que respecta a la dirección, con especial cuidado en los detalles y con una ambientación tan inquietante como estremecedora. Todos sabemos desde el principio que algo sucede en ese extraño hotel, pero la creación de la atmósfera ayuda a que estemos todavía más implicados. No hay grandes alardes, pero si interesantes planos, además de que todo lo que acontece ante nuestros ojos funciona, en una realización comedida pero lograda. Eso sí, si alguien espera violencia, sangre o casquería que se olvide, ya que la producción es más sutil y light de lo que cabría esperar. Y no lo digo como crítica, porque me parece una decisión más que acertada, no siendo necesario recurrir a dichos componentes, y menos en un producto que se toma muy en serio a sí mismo. Y es que no hay hueco para el humor o la mala baba, siendo otro acierto de la cinta, siendo elementos que no habrían cuajado en absoluto. Estoy seguro que otro cineasta habría recurrido a ello con la misma premisa.