Una Navidad en Nigeria

7.2
Tres hijos intentan hacer realidad los sueños de su madre trayendo esposas a casa para Navidad.Una Navidad en Nigeria Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.Una Navidad en Nigeria
[quads id=1] <

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Español Latino 10/01/2022 2.27 GB 27 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Déjate llevar

Drama Romance
7

El verano antes de la universidad, Auden conoce al misterioso Eli, un compañero insomne. Mientras la ciudad costera de Colby duerme, los dos se embarcan en una búsqueda nocturna para ayudar a Auden a experimentar la divertida y despreocupada vida adolescente que nunca supo que quería.Déjate llevar Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.Déjate llevar

Patrick

Comedia Familia
6.4

Sarah Francis es una profesora a quien le dejan a cargo del carlino de su abuela, que acaba de fallecer. Hay un problema: no se admiten mascotas en el edificio de apartamentos de Sarah. Sin embargo, no está sola, pues pronto se revela que su vecina Celia ha estado escondiendo su propia mascota en su apartamento por un tiempo. Al principio, el carlino, que está increíblemente mimado y desordena todo, no causa más que estrés a la pobre Sarah, aunque está claro que lo que necesitan es un poco de tiempo para conocerse mejor antes de que la vida de Sarah dé un vuelco a mejor. La película de Disney está dirigida por Mandie Fletcher y protagonizada por Beattie Edmondson como Sarah, Gemma Jones como Celia, Jennifer Saunders como la madre de Sarah y Meera Syal como la directora del colegio en el que trabaja Sarah. Patrick Critica: Comedia simple y eficaz que saca provecho de un argumento que explota la presencia de la mascota tierna, en una trama desenfadada y plagada de situaciones vistas con anterioridad, pero que consigue mantener el encanto habitual de este tipo de producciones familiares, Mezcla de numerosas historias vistas y desarrolladas con anterioridad, algo que puede jugar en su contra pero que a su vez la convierte en un producto entretenido y ligero del que disfrutar sin exigir demasiado. Tiene diversos puntos positivos y no vamos a decir que es una maravilla total, pero yo puedo decir que me ha mantenido atento a lo que se desarrollaba alrededor de la protagonista, su mascota y los personajes secundarios. En resumidas cuentas, un producto sencillo, ligero y acertado con el que poder pasar tu tiempo sin aburrirte. Es ese tipo de producciones que ofrecen lo que se espera de ella, siguiendo los esquemas habituales de producciones con mascota protagonista.

Érase una vez en… Hollywood

Comedia Drama Suspense Thriller
7.5

Los Angeles, 1969. La estrella de televisión Rick Dalton, un actor en horas bajas especializado en westerns, y el doble de acción Cliff Booth, su mejor amigo, tratan de sobrevivir a una industria cinematográfica en constante cambio. Dalton es vecino de la joven y prometedora actriz y modelo Sharon Tate, que acaba de casarse con el prestigioso director polaco Roman Polanski… Había una vez en... Hollywood Critica: Llegué bastante escéptico a esta película por algunas de las críticas que leí pero debo decir que al terminar el visionado me dejó con una auténtica sonrisa de oreja a oreja y casi se me saltan las lágrimas en un par de escenas (especialmente en la que DiCaprio comparte escena con una niña, increíble lo de esta actriz) y no porque tengan una especial carga melodramática sino por lo buenas e intensas que son. Esto me hace recordar la necesidad de que existan cineastas como Tarantino para todos aquellos que amamos el cine y que cada vez nos cuesta más encontrar películas que jueguen con nuestras emociones. Si tuviese que elegir adjetivos para calificar esta película diría que es una película libre, ligera, imperfecta, atrevida, grande....He leído que tiene demasiado envoltorio, tiempos muertos o innecesarios pero me parece un metraje muy necesario para poder contextualizar algunas partes de la película donde Tarantino muestra todo su talento (la escena en el rancho con Brad Pitt, la de Bruce Lee, DiCaprio con la niña, la escena final..). La factura técnica es impecable, la fotografía de Richardson idílica para la ambientación de la historia, la banda sonora sensacional (los momentos Mrs. Robinson y Out of Time mis favoritos) y respecto a los actores...que más puedo añadir...Di Caprio vuelve a demostrar que es uno de los mejores actores de su generación y la tarea no es nada fácil: un gran actor que tiene que interpretar a un mal actor que, para enrevesar un poco más, tiene una actuación brillante junto a una cría en una escena de un western. Respecto a Brad Pitt está realmente sensacional interpretando a ….Brad Pitt :) Y créanme, es todo un cumplido. Es imposible imaginar a otro actor interpretando el personaje del doble de acción que, curiosamente, termina siendo el auténtico héroe en la realidad (en la ficción le corresponde a DiCaprio). 'Érase una vez en Hollywood' quizás no guste tanto a los que aman al Tarantino más gore (entre los cuales no me incluyo) .Es un Tarantino más pausado, contemplativo y maduro diría yo. Pero es una película que recomiendo a aquellos que busquen algo diferente en la cartelera actual que no tenga que ver con superheroes y películas maniqueas donde las reglas ya las conocemos de antemano. En 'Érase una vez en Hollywood' no hay reglas...todo

Oh, Ramona!

Comedia Romance
5.6

Andrei (Bogdan Iancu) tiene 16 años, es un chico inseguro, y está colado por su sensual pero distante compañera de clase Ramona (Aggy K. Adams). Claro que todo cambia cuando conoce a la espectacular recepcionista de un hotel llamada Anemona (Holly Horne). Oh, Ramona! Critica: Un día apareció Oh, Ramona! e intentó darle un nuevo enfoque a las pelis típicas de nerds de instituto. Ahora bien, cabe la pregunta sobre el verdadero/genuino/legítimo "sentir nerd" del protagonista. Reúne pocas, poquísimas condiciones como para catalogarlo en ese perfil de personalidad. Diríase que es un macarra en toda regla, un típico malote que llegó a su adolescencia de golpe y porrazo hasta romper sin mayores miedos su cascarón. En su defensa podría argumentarse el carácter arbitrario de la mirada narrativa. Se juega mucho con eso: desde el sentir del prota, los hechos se construyen y reconstruyen a capricho. Podemos permitirnos dudar de todo lo que sucede e imaginarlo como el gran imaginario de un nerdy, aunque también es cierto que la misma historia tiene una energía demasiado lúdica y desenfadada. El mismo guión te invita a dejarte llevar un rato; suspender el análisis e ir a por un fernet. Mal que bien, estamos ante una peli irregular que prioriza la peripecia situacional por sobre la integridad de la historia. Un tour cachondo, un poco excéntrico, un tanto "histericoide", sobre las inquietudes de un princeso que supo ir de menos a más.

Sueños de libertad

Drama Romance
6.2

En 1921, Ewa y su hermana Magda dejan su Polonia natal y emigran a Nueva York. Cuando llegan a Ellis Island, a Magda, enferma de tuberculosis, la ponen en cuarentena. Ewa, sola y desamparada, cae en manos de Bruno, un rufián sin escrúpulos. Para salvar a su hermana, Ewa está dispuesta a aceptar todos los sacrificios y se entrega resignada a la prostitución. La llegada de Orlando, ilusionista y primo de Bruno, le devuelve la confianza y la esperanza de alcanzar días mejores. Con lo que no cuenta es con los celos de Bruno. The Immigrant Sueños de libertad Critica: El séptimo arte se ha acercado en multitud de ocasiones al drama de la inmigración. Desde 'Charlot emigrante' pasando por 'The Visitor', 'Un franco 14 pesetas' o 'En América', los ejemplos cinematográficos de las dificultades y penurias que pasan los protagonistas abundan las estanterías, colecciones y carteleras de los cines. Como drama que supone abandonar la tierra que te vio nacer para buscar una nueva oportunidad en un país extranjero, no faltan los elementos característicos de este género que, en contadas ocasiones, se combinan con algún deje cómico para poner de manifiesto aquello de al mal tiempo buena cara. No es el caso de esta película, que prescinde de cualquier elemento cómico y se echa en brazos del drama. Pero bien además, porque es un auténtico 'dramón'. Marion Cotillard -Ewe-, Joquin Phoenix -Bruno- y Jeremy Renner -Orlando- forman el trío protagonista y amoroso de una cinta pretenciosa, que intenta mostrar, entre otras cosas y sin resultados, la capacidad que tiene el ser humano de sufrir para sobrevivir. Su portentoso arranque, con un plano inicial que recuerda ipso facto a la llegada de Vito Corleone a la propia isla en el Padrino II, se va diluyendo como un azucarillo por el farragoso y aburrido guión. El desarrollo de los acontecimientos avanza con pesada lentitud entre los bajos fondos de Nueva York, bien retratada por la magnífica fotografía de Darius Khondji, que ya ha demostrado su sobrada capacidad en otros trabajos como Seven o A Roma con amor. Un excesivo sosiego que evidencia la pérdida de interés a medida que avanza el metraje. Sueños de libertad Los decorados, la ambientación, el maquillaje, el vestuario y, sobre todo, el talento descomunal que ofrecen, una vez más, Cotillard, Phoenix y Renner, salvan un filme que se pierde a mitad de camino hacia el éxito. La falta de empuje de Gray, más preocupado por la estética que por el contenido y que abusa de escenas desagradables e incomodas, regodeándose en las desgracias que persiguen a la joven polaca, provocan en muchas ocasiones la falta de ritmo de la película. Sueños de libertad

Ted

Comedia Fantasía
6.3

La historia se centra en las aventuras de un hombre que ve cómo su osito de peluche de la infancia adquiere vida debido a un deseo que formuló cuando era pequeño, convirtiéndose el peluche en un gandul deslenguado que alterará por completo su vida y pondrá en peligro su relación amorosa con su pareja, debido a su comportamiento totalmente salvaje y su conducta fuera de toda norma social. Ted Critica: El desentierro de los 80 en la gran pantalla está trayendo todo tipo de acercamientos que quedan guiados y unificados en la sendas de John Hughes, Robert Zemeckis y Steven Spielberg. Pero por mucho que se hablara de la spielbergiana “Super 8” de J.J. Abrams el mismo año “Paul” de Greg Mottola intentaba reformular la imposibilidad de crecimiento en el detalle del homenaje, utilizando a un personaje digital (icónico, como un alienígena) ‘corrompido’ y mal hablado por su estancia en la Tierra. En “Big” de Penny Marshall un preadolescente se ‘transformaba’ en Tom Hanks gracias a un deseo cumplido, pero acababa siendo un crío atrapado en el cuerpo de un adulto. Realmente el cine de los 80 parece congelado, atrapado y enraizado en nuestra infancia sin posibilidad de crecimiento o renovación: renegamos de los remakes pero al mismo tiempo tememos volver al material original para mantener a salvo nuestra inocencia y recuerdos. Ted El planteamiento de “Ted” pasa directamente por la mente de Seth MacFarlane. Se trata de un proyecto inicialmente pensado para conformar una serie de animación que finalmente acabó teniendo cabida como largometraje con actores reales. La imposibilidad de llevar a la gran pantalla el espíritu de “Los Simpsons” o “Padre de familia”, y del crecimiento interno y los personajes que las protagonizan, hace que el filme que protagoniza un oso de peluche ‘reanimado’ por el deseo de un niño recree dicha posibilidad y milagro. Nos encontramos ante ficciones inmóviles, condenadas a capturar un momento sin que sus personajes puedan crecer, al contrario de los que impone la ficción televisiva tradicional con actores reales. Tal vez por eso en “Ted” el choque de ambos mundos provoque la necesidad interior de MacFarlane de mostrar cierto avance y se plasme en la posibilidad de la imposibilidad, en el milagro como única explicación. Se ha convertido en nuestra tormenta (y tormento) personal. Ted