xXx 2: Estado de emergencia

4.8
Augustus Gibbons es un miembro de la Agencia de Seguridad Nacional norteamericana. Tras librarse de un ataque mortal protagonizado por unos desconocidos, Gibbons sospecha que los asesinos han sido enviados por una facción secreta y radical que actúa desde dentro de la Casa Blanca. Busca entonces a un militar experto y bien entrenado que le ayude a desenmascarar al grupo radical que se esconde tras el Gobierno. Desgraciadamente, Darius Stone, el hombre más idóneo para este trabajo, está en prisión. Sin embargo, Gibbons le ayuda a fugarse y lo convence para que colabore con él como el agente XXX. xXx2: State of the Union xXx 2: Estado de emergencia Critica: Iba con el pálpito de encontrarme con un bodrio monumental motivo por el que después de todo no me ha parecido tan mala. De hecho, las críticas tan negativas me mueven a defender lo que en realidad tiene poca defensa. Desde luego, "XXX 2" es mediocre, no lo niego, pero sus defectos no son tan pronunciados como podría pensarse después de leer muchas opiniones. La película es de un estilo que te recuerda a la de la saga de "A todo gas", que un amigo de esta página define muy acertadamente de "vacilón". En efecto, va de molana, de tipos duros, mucho despiporre de acción, en plan videojuego, coches, música marchosa y chicas sexys, si bien no hay absolutamente nada indecente. Sobre esto último, hecho en falta más protagonismo para estas jóvenes que reparan vehículos con medias de rejilla, falditas plisadas, tops ajustados y botas altas hasta los muslos con tacón de aguja. Madre mía, como no van a parar los del camión del queso. xXx 2: Estado de emergencia Dicho esto, "XXX 2: Estado de emergencia", que aunque no tenga el mismo protagonista, es la continuación de aquella con el mismo título dirigida por Rob Cohen en el 2002, tiene varios errores significativos. El primero es que tiene un actor principal, Ice Cube, que es un ladrillo. De hecho es rapero, lo cual explica sus limitadísimas dotes interpretativas pero también su físico regular o su capacidad de pelear, reducida a dar puñetazos. Juraría que está hasta gordito, lo que se oculta con abultadas sudaderas. El hombre hace lo que puede pero su Darius Stone avergüenza más que impresiona. Otra metedura de pata es que la acción es casi siempre exagerada, con dos o tres momentos incluso disparatados, pero no más. Los diálogos son malos, la vena cómica, aunque se busca, inexistente y las situaciones son resueltas de modo infantil. Pese a todo, tiene un sentido, no desvaría y los secundarios son buenos. xXx 2: Estado de emergencia
[quads id=1] <

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Español Latino 14/12/2019 1.55 GB 961 Descargar
1080p Dual Español Latino 14/12/2019 1.55 GB 352 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Transformers

Acción Aventura Ciencia ficción
6.7

Dos razas de robots extraterrestres transformables (los villanos "decepticons" y los amistosos "autobots") llegan a la Tierra en busca de una misteriosa fuente de poder. En la guerra que estalla entre las dos razas, los hombres toman partido por los "autobots". Sam Witwicky (Shia LaBeouf), un avispado adolescente, que sólo desea conquistar a la bella Mikaela (Megan Fox), se convierte en la clave de una guerra que puede destruir a la humanidad. Transformers Critica: Estoy ciertamente sorprendido por la reacción de la gente con esta película (y con muchas otras, ciertamente): Explosiones, auto-homenajes, guión estúpido, etcétera. Chorradas. No sé lo que esperaban algunos al pagar una entrada para ver una película de Transformers, quizá un contenido filosófico importante, quizá un mensaje pro-humanidad realmente impactante, quizá una cinta lógica. Yo ya lo siento, pero he de sacaros de la nube mágica: Estamos en una película de Michael Bay, ¿Ok?: La Roca, Dos Policías Rebeldes, Armageddon. Estas cintas son de este señor, y se caracterizan por lo mismo: Tacos, música machacona, mensajes pro-América, personajes estereotipados... todo esto como vehículo para la acción. No creo que haya más que añadir. Si un director podía hacer la película de Transformers, además del tío del anuncio del coche bailarín, era Michael Bay. A este hombre se la sudan los guiones. Todo son excusas para explosiones. Y la serie ochentera eran robots parlanchines peleándose y dándose hostias, con mucho fuego y mucho humo. Entonces, ¿Cuál es el problema? Bay ha conseguido revivir una serie que tampoco era nada del otro mundo pero que la nostalgia nos obliga a considerar cojonuda. Ha tomado los míticos Autobots y a los Decepticons. Les ha dado vida, los ha convertido en máquinas de acción, en vehículos de guerra. Joder, ¿No era así la serie? Transformers Leo por ahí que el guión es estúpido. ¿Y qué? La película va de dos grupos de robots que buscan un objeto común, un objeto únicamente capaz de encontrarse mediante una gafas jodidas que tienen inscrita la ubicación del mismo. Wow. ¿La serie tenía mejor guión? Por favor... Transformers de Michael Bay es una película veraniega, un blockbuster, una cinta para desconectar neuronas durante dos horas, dejarse llevar por la nostalgia, volver a ver a Optimus Prime en movimiento, a BubbleBee, a Megatron... volver a caer en una diversión absurda, pero una diversión al fin y al cabo. Transformers

Un Rubio

Drama Romance
7.3

Juan, joven y mujeriego, vive en los suburbios de Buenos Aires. Debe encontrar rápidamente un compañero de piso porque su hermano se ha ido. Entra a vivir con él Gabriel, compañero de trabajo tranquilo, guapo y... rubio. Viudo desde hace poco, está luchando por mantener a su hija todavía pequeña. Tímido y reservado, Gabo intenta no hacer caso de las miradas cargadas de sentido de Juan ni del roce de sus manos. Con todas las chicas guapas que entran y salen de su habitación, su “virilidad” no parece cuestionable. Sin embargo, la atracción entre los dos hombres es innegable y lo que empieza como algo puramente sexual y fácil, al vivir ya juntos, se convierte pronto en una fascinante relación de ternura e intimidad, tan dulce como desgarradora. Un Rubio Critica: Esas son las dos palabras que me brotan si tengo que hablar de “Un rubio” (Marco Berger, 2019). Seguramente, ustedes recordarán la historia de dos cowboys errantes que se encuentran en una recóndita montaña donde dejan aflorar sus ocultas pasiones, lejos de las miradas reprobadoras y odiosas del resto. Ennis y Jack luchan, a su manera, por mantener a salvo la llama de su infinita pasión a pesar de la homofobia imperante. La dolorosa historia de amor de “Brokeback Mountain” es retomada por Berger en una versión libre, que resulta ser un hermoso (y mal llamado) remake contemporáneo y urbano. Juan evoca al inolvidable Ennis del Mar, destinado a luchar (y a perder) contra su homofobia interiorizada, mientras Gabo resucita al entrañable Jack Twist, que sabe lo que desea pero no consigue alcanzarlo. Ante la adversidad, hay amantes que apuestan por luchar y amantes que se rinden. Y Berger demuestra una inteligencia y sutileza abrumadoras al adoptar esta historia perenne, convirtiéndola en algo completamente diferente. Logra concentrar el mundo entero en un piso con terraza. Su ritmo es lento, sí. Pero hay procesos afectivos que son irremediablemente lentos, y no por ello pierden intensidad. La riqueza de recursos cinematográficos de “Un rubio” suplen con crecen sus carencias materiales. Porque no hay nada más clandestino que los besos que se borran, ni plano más hermoso que la lágrima que recorre el rostro de Gabo en un ensordecedor silencio. O el tren, esa hermosa metáfora que conecta a ambos personajes, del mismo modo que la montaña es el espacio simbólico donde Jack y Ennis mantienen a salvo sus recuerdos. Todo en ella es conmovedor y doloroso. La pequeña Ornella resulta la única y esperanzadora grieta en el inquebrantable muro de la opresión. Con una simple frase, emerge la esperanza de un futuro mejor (aunque sea para otros). No he dado cuenta de mi indignación todavía. Esta se debe a la irritante constatación de que esta joya del cine LGTB no vaya a ser exhibida en las salas comerciales españolas. Sin duda, un fenómeno inexplicable y lamentable, teniendo en cuenta que su director acaba de recibir el Premio de Honor en el LesGaiCineMad hace pocos días y que le avala una filmografía muy reseñable. Sé que existen otros canales para hacerse con ella (DVD a la venta) y espero que los espectadores ávidos de historias honestas y sobrecogedoras sepan aprovecharlos. Pero duele. Y créanme, me encantaría poder decirles: no dejen de ir a verla.

Cry Macho

Drama Western
7.3

Texas, 1978. Una ex estrella de rodeo y criador de caballos retirado (Eastwood) acepta un encargo de un antiguo jefe: traer a su hijo pequeño desde México de vuelta a casa para alejarlo de su madre alcohólica. En el viaje, ambos se embarcarán en una inesperada aventura.Cry Macho Critica: Cry Macho (2021) está dirigida y protagonizada, a sus 91 años, por Clint Eastwood. Más drama que western, cuenta la historia de un cowboy de rodeo retirado que debe ir a México a buscar al hijo de su patrón. La vejez es un tema ineludible que atraviesa toda la película.Cry Macho Por Nicolás Bianchi Clint Eastwood es Clint Eastwood y por eso puede sostener sobre su ya arqueada espalda el peso de una película en la que su personaje, que ya es él mismo desde hace décadas, debe, por las obligaciones que le presenta el relato, entreverarse en una pelea, realizar algún acto heroico y seducir a una mujer. Cry Macho es un testimonio de que todavía puede hacerlo y muy bien. Mike Milo (Eastwood) es un cowboy a quien su jefe lo despide porque ya no puede cumplir con todo lo que antes realizaba, pero a quien le da una última misión. Su hijo está en México con su ex mujer y le pide que lo rescate y se lo traiga. Sin más que hacer que sentarse en una reposera al atardecer, Mike accede y rápidamente encuentra al problemático adolescente Rafo (Eduardo Minett), con quien inicia una travesía de vuelta a Texas de final incierto.Cry Macho Por un lado se puede abordar al film como un western en el que un héroe debe cumplir una misión, viajar hasta un punto determinado y volver. Pero Cry Macho es, sobre esa mirada, un drama sobre la vejez, condición que, como se escucha en la película, no se cura. Lo primero que propone Eastwood al respecto es el humor. Su personaje enfrenta una serie de situaciones en las que su edad es siempre el disparador de un comentario o chiste ácido. La historia transcurre en 1979, lo que le da a Eastwood un entorno más acorde a sus costumbres (y los que se podrían intuir como sus gustos), con autos grandes y pesados y solo algunos teléfonos de línea como medios de comunicación comunes. Por alguno de los percances que el anciano y el joven adolescente vivirán juntos, deberán quedarse durante un tiempo a vivir en un pueblito mexicano en el que los hospedará la viuda Marta (Natalia Traven).Cry Macho La película resuelve de manera inteligente todas las circunstancias habituales de los relatos que involucran a Eastwood. Ya no es un recio galán que imponga miedo sino un anciano que hasta puede generar cierta ternura. Su capacidad humana es más importante que su sex appeal al relacionarse con Marta. El gallo peleador que viaja junto al joven Rafo como mascota, que lleva el nombre de Macho, parecería ser el depositario de esa supuesta energía varonil necesaria para afrontar la vida y sus obstáculos.

El protector

Acción Crimen Suspense
7.3

Un ranchero en la frontera de Arizona se convierte en el improbable defensor de un joven mexicano que huye desesperadamente de los asesinos del cartel que lo han perseguido hasta Estados Unidos.El protector Critiica: 'The Marksman', segunda película como director de Robert Lorenz, quién fuera ayudante de Clint Eastwood en las laureadas 'Los puentes de Madison', 'Mystic River' y 'Million Dollar Baby', nos traslada al sur del estado de Arizona. Una de las fronteras más porosas del mundo (la que separa México de Estados Unidos) indomable a pesar del árido desierto, a prueba de vallas y muros, es el escenario en que el drama de la inmigración adquiere toque de western. Liam Neeson interpreta a un ranchero cuya propiedad radica en la frontera. Periódicamente pulula por sus dominios en la típica ranchera, ataviado con su rifle, dando aviso a las autoridades cuando ve algún espalda mojada. En su camino se cruzará un niño que huye junto a su madre de un cártel mexicano. Su delito es ser familia de alguien que ha traicionado a los criminales. Mostrando su lado más humano, este hombre protegerá al joven: de la policía estatal que lo deportará y de las largas manos de una mafia para los que la vida no tiene valor alguno.El protector Liam Neeson, de nuevo imponente, es la viva imagen del desgaste, de una vejez marcada por la soledad (ha perdido a su esposa) y la precariedad económica. La ayuda que presta a este chico surge no sólo por obligación moral. Es una forma de sentirse vivo, mostrar que aún puede reverdecer viejos laureles. Empresa complicada que afronta a pecho descubierto. Ligero de equipaje, vence al miedo porque tiene ya poco que perder. La caracterización que realiza Robert Lorenz de su protagonista recuerda al Eastwood crepuscular de cintas como 'Gran Torino' (de casta le viene al galgo). Aunque en 'The Marksman', ese ejercicio con regusto a testamento vital, queda lastrado por un guion que se va haciendo convencional conforme avanza el metraje. La persecución que narra, con su entramado de corruptelas, es probable que fuera más creíble si se desarrollara en el vecino del sur. A Neeson le hemos visto muchas veces hacer esto, y mejor, pero no ha perdido la capacidad de dotar de nervio a una cinta correcta, bien hecha.

Siempre a tu lado

Drama Familia
8

Basada en una historia real. Un profesor de universidad adopta a un perro vagabundo en una estación del tren. Tras recabar información sobre el animal, el profesor descubre que el perro iba a los andenes a diario durante semanas para esperar el regreso de su amo, pero éste había muerto en un accidente en la ciudad. El perro Hachiko, al lado de su nuevo amo a quien también le cambiará la vida cuando descubre los lazos que se pueden crear entre un animal y una persona. Hachi: A Dog's Tale Hachiko: A Dog's Story lado Critica: Buscando las opciones para la noche, paré de sopetón al llegar a ésta. Peli de perros, literalmente leo: "Un profesor de universidad recoge en una estación a un perro vagabundo, al que llama Hachiko. A su lado va descubriendo los entrañables lazos que se pueden establecer entre una persona y un animal". Ya está, no sigo buscando. Descubrir los lazos que se pueden establecer entre personas y animales es exactamente lo que yo he estado haciendo este último año. Cambia a Hachiko por Manolo y por Mojito y es la historia de mi vida. Para más inri leo que se llora fijo. Definitivamente ésta es mi peli, quiero ver perros y quiero llorar, todo al mismo tiempo. Voy a coger a mi Manolo, me lo voy a plantificar en el regazo y los dos juntitos vamos a sufrir y berrear como cerdos con las aventuras del pequeño Hachiko. Hasta aquí mis propósitos. lado Y ahora los hechos. El balance final es el siguiente: ojos como chupes, litros de mocos, kilos de klinex, llantos convulsos, nariz pelada, incontables daños y perjuicios... En definitiva, objetivo cumplido. Toda la familia entregada sin pudor al arte del drenaje ocular; la familia que llora unida permanece unida. Y todo gracias a Hachiko. lado Y ahora mi crítica. La película no vale un euro. Si quitas al perro, las escenas del perro, los primeros planos del perro, los saltos del perro, las caras del perro y todo lo que hace el perro lo demás es mierda. No interesa lo más mínimo la familia del dueño, ni el dueño mismo, que es Richard Gere haciendo de Richard Gere con perro. Los diálogos son un pestiño, te pasas el rato deseando que paren de hablar y decir gilipolleces y que salga el perro. Ni te cuento cuando dicen de follar o ir de boda o a trabajar. Todas las escenas en las que no sale el perro, que afortunadamente son pocas, las podían haber suprimido sin problemas; nadie las hubiera echado en falta. Y los 3 puntos que le doy a la película van por este orden: a Hachi, a Hachi y a Hachi. lado

Golpes del destino

Drama
7.9

Frankie Dunn, después de haber entrenado y representado a los mejores púgiles, regenta un gimnasio con la ayuda de Scrap, un ex-boxeador que, además, es su único amigo. Frankie es un hombre solitario y adusto que se refugia desde hace años en la religión buscando una redención que no llega. Un día, entra en su gimnasio Maggie Fitzgerald, una voluntariosa chica que quiere boxear y que está dispuesta a luchar denodadamente para conseguirlo. Pero lo que más desea y necesita es que alguien crea en ella. Frankie la rechaza alegando que es demasiado mayor y que, además, él no entrena a chicas. Pero Maggie no se rinde y se machaca cada día en el gimnasio, con el único apoyo de Scrap. Finalmente, convencido de la inquebrantable determinación de Maggie, Frankie decide entrenarla. Million Dollar Baby Golpes del destino Critica: Si hay un artista en la actualidad que ha sido capaz de abandonar su rol de icono como actor y sustituirlo por una carrera estelar como director, ése es Clint Eastwood. Atrás quedan sus primeros pinitos, los spaghetti-western de Sergio Leone, y atrás, las violentas entregas del personaje que más éxito le reportó, el fascistoide Harry, aquel símbolo machista de la era nixoniana que profería lindezas del tipo… disparar sobre los que hay que disparar está muy bien, si alguien está contra el sistema ése soy yo, pero mientras no se encuentre algo mejor, lo defenderé. Con 74 años de edad, tal vez Clint Eastwood lo haya dicho casi todo como intérprete, pero gracias a Million Dollar Baby, su carrera como director atraviesa por un momento esplendoroso. Golpes del destino Todavía recuperándonos de las convulsas aguas de un río, nos adentramos ahora en las cuerdas de un cuadrilátero que, en vez de captar y atraer nuestras miradas hacia el deporte, lo hacen sobre la vida de dos perdedores en fases terminales diferentes: uno rehecho, Scrap (un nuevo y excelente secundario para Morgan Freeman), y otro, Frankie, en busca de redención. Una familia, pupilo y entrenador, símbolo de la lealtad entre amigos, que ve en Maggie Fitzgerald (Hillary Swank camino de su segundo Oscar) la luz necesaria para rellenar y ampliar el cuadrilátero de sus almas. Lo que empieza siendo una simbiosis entre Karate Kid y Rocky se irá convirtiendo en la obra trascendente que John Huston no pudo (o no supo) alcanzar con Fat City (1982). Una toalla que no fue lanzada sobre la lona a tiempo, un ojo a la virulé, un sacerdote que arenga a su fiel durante más de dos décadas, un entrenador de boxeo que cultiva su tiempo libre leyendo a Yeats, la magia de una palabra de orígenes irlandeses, el vacío que deja la ruptura con una hija, las ilusiones provocadas por la irrupción de una luchadora, de una nueva candidata a la derrota, de un patito feo. Los detalles son los que hacen grande a un artista, y la última obra maestra de Eastwood (tras Sin Perdón y Los puentes de Madison) los tiene a patadas. Posee la narración omnipresente del cine clásico, ésa que colocaba al espectador en el punto de vista óptimo de cada plano. Con cada película, Eastwood se siente más capacitado, más autor. Su puesta en escena, la composición y el montaje, se combinan plácidamente en un viaje que terminará siendo, inevitablemente comparado, con Mar adentro. A diferencia de Amenábar, Eastwood construye su fábula moral sobre cimientos de elevada solidez, de vasta sinceridad y humanidad que no le impiden hacer gala de un irónico humor, eso sí, elevándose sobre el género y dotando a su estilo de una madura sencillez cercana a los clásicos Walsh y Capra. En este caso, el individualismo heroico se enfrenta a las circunstancias ajenas que lo conciernen, y el resultado no se lo concedo más que a ustedes. Golpes del destino