Yo, él y Raquel

7.6
Greg está pasando el último año del instituto de la forma más anónima posible, evitando las interacciones sociales, mientras secretamente hace extrañas películas con Earl, su único amigo. Pero todo comenzará a cambiar cuando su madre le obliga a hacerse amigo de una compañera de clase con leucemia.Me and Earl and the Dying Girl Yo, él y Raquel Critica: Alguna vez os preguntasteis cuál sería el resultado de una película que aunara la chispa cómica de Edgar Wright, la extravagancia colorista de Wes Anderson y el cruel dramatismo de Clint Eastwood? Bueno, quizá nadie quisiese ver semejante filme pero la buena noticia es que tampoco hace falta. "Me and Earl and the dying girl" (o "Yo, él y Raquel" en nuestro idioma) es, sin lugar a duda, una de las mejores películas en lo que va de año -flaco halago- y con toda seguridad terminará en mi top 10 al final del mismo. El encargado de pulir semejante diamante es Alfonso Gómez Rejón mientras Thomas Mann, Olivia Cooke y RJ Cyler son los tres jóvenes protagonistas que le aportan el brillo y el carisma. La historia gira entorno a Greg, un adolescente inadaptado y acomplejado por sus autoimpuestas limitaciones que, en su último año de instituto, se encuentra ante la dantesca tarea de buscar su lugar en el mundo. Su amigo o colaborador -como Greg lo llama en la película- es Earl, con el que comparte una profunda pasión por los clásicos del cine. Todo en sus vidas es monótono y rutinario y nada ni nadie parece capaz de cambiar esto hasta que a Greg le obligan a visitar a una compañera de clase que padece leucemia. Yo, él y Raquel Como decía anteriormente, el director muestra valentía y desparpajo no solo a la hora de presentarnos a los personajes y llevarlos a situaciones donde estos puedan desarrollarse y conectar con el público, sino también insuflándole oxígeno con una estética particular que por momentos recuerda a Wes Anderson ("Gran Hotel Budapest"). Pero, no se dejen engañar por su inexperiencia porque Rejón tampoco se acobarda a la hora de mostrarnos el lado más oscuro y doloroso de la trama y aunque su esfuerzo por otorgarle mayor dramatismo del necesario a la cinta no resulta del todo convincente ni coherente, no se le puede achacar el hecho de querer ser lo mas fidedigno posible con la novela en la que se basa. La duración es razonable, ninguna escena se siente fuera de lugar ni divaga del argumento principal, está bien editada y contiene numerosos guiños al séptimo arte que caerán simpáticos entre los cinéfilos. Las actuaciones son sorprendentemente buenas y digo que me sorprende porque, pese a su juventud, ningún actor se queda rezagado, todos ocupan la pantalla de manera ecuánime. Cada integrante de este terceto protagonista tiene gran personalidad y magnetismo ante la cámara. Aunque su gran trabajo también es secundado por unos secundarios de lujo que, a su manera, enriquecen el conjunto y le añaden matices a la trama principal. El guión, basado en una novela del mismo título, sobresale en muchos aspectos y fracasa en otros. No digo que sea a partes iguales, porque lo positivo pesa más que lo negativo, pero sí resulta frustrante y decepcionante algunas de las decisiones que toma el guionista sobretodo llegado el tercer acto. La fotografía es original y juguetona con los planos y con la posición de la cámara. Yo, él y Raquel
[quads id=1] <

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Español Latino 13/01/2020 1.60 GB 276 Descargar
1080p Español Latino 13/01/2020 1.60 GB 75 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Freaks: Eres de los nuestros

Drama Fantasía
5.6

Tras mantener un encuentro fortuito con un misterioso personaje, Wendy, una joven madre de clase trabajadora, descubre que tiene superpoderes. Freaks: Eres de los nuestros Critica: Eres uno de los nuestros... Ese se supone que es el subtítulo original traducido al español. Y la verdad que es más acertado, porque superhéroes como tal no hay ninguno, lo que hay son personas con poderes o habilidades especiales. Imagino que le han cambiado el subtítulo, como ocurre infinidad de veces (o se lo añaden), para que sea más comercial en nuestro país. Pero que no os engañen, esta película está más cerca de un telefilm de las tardes de los fines de semana de Antena 3 que de otra cosa. Teniendo en cuenta eso, la película trata de que muchas personas tienen algún poder, pero la mayoría no lo sabe porque les hacen creer que están enfermas y tienen que tomar una medicación que les suprime dicho poder. Un día, un vagabundo le dice la verdad a una trabajadora de un local de comida rápida, que empezará a cuestionarse su vida. Yo también me cuestioné qué hacía con mi vida viendo esta película. Como recientemente había visto Proyecto Power y Orígenes secretos, pensé: bueno venga, va la tercera con temática de gente con poderes / superhéroes / cómics... Esas dos películas no me convencieron demasiado, pero esta mucho menos. En primer lugar, a pesar de durar hora y media, se me hizo lenta y larga, de esas pelis que vas mirando constantemente cuánto queda para acabar (no me gusta dejar ninguna a medias por mala que sea, así también puedo dar mi opinión con propiedad). No empaticé con ningún personaje, ningún actor/actriz tiene carisma, la dirección deja mucho que desear, malos efectos, hay decisiones, reacciones o diálogos inverosímiles, etc.

A través de mi ventana

Drama Romance
8.6

Raquel, quien lleva toda la vida loca por Ares, su atractivo y misterioso vecino. Lo observa sin ser vista y es que, muy a su pesar, no han intercambiado ni una palabra. Raquel tiene muy claro su objetivo: conseguir que Ares se enamore de ella. Pero ella no es una niña inocente y no está dispuesta a perderlo todo por el camino, y mucho menos a sí misma...A través de mi ventana Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.A través de mi ventana

Escándalo americano

Crimen Drama
6.8

La película cuenta la historia de Irving Rosenfeld, un hombre muy inteligente que, junto con su atractiva compañera Sydney Prosser se ve obligado por un agente del FBI a trabajar en un complicado y peligroso caso. El agente les empuja a un mundo lleno de mafiosos situado en Nueva Jersey donde deben cumplir una misión. American Hustle Escándalo americano Critica: Las dos primeras secuencias de lo nuevo de David O. Russell sientan las bases de lo que vamos a presenciar en las próximas dos horas. En la primera, vemos cómo el personaje de Christian Bale se coloca un pelo falso, poco a poco, metódicamente. En la segunda, Bale recibe al personaje de Amy Adams, y poco después entra el de Bradley Cooper. Tienen un intercambio verbal, y Cooper termiina por tocarle el pelo a Bale y deshacer lo visto previamente. Amy, rápidamente, corre a arreglárselo. Cuatro minutos y O. Russell ya deja en evidencia lo que quería: que lo que va a ofrecer "La gran estafa americana" (American Hustle) es un juego ágil donde las apariencias, por mucho que se preparen, no son más que eso. Que un soplido o un manotazo pueden devolverle a uno a la realidad. Y esto funciona con la propia película porque sus precedentes (Scorsese a la cabeza) pesan demasiado sobre sus hombros y la nueva niña mimada de la crítica norteamericana (y ojo a los premios) es ágil y aguda pero no tan inteligente como cree ser. Escándalo americano No es un defecto que enturbie la experiencia de su visionado, que conste. 130 minutos de fuego de artificio bien ejecutado por parte de Russell, con una dirección competente y enérgica, como siempre en su cine, aunque honestamente creo que su mejor trabajo tras la cámara lo demostró en su (a día de hoy olvidada) "Tres reyes" (Three Kings, 1999) o más recientemente en "The Fighter" (2010). Lo que es indudable, indendientemente de sus méritos como 'autor', por así decirlo, es que sabe trabajar con los actores. Para "La gran estafa americana" se rodea de muchos de sus colaboradores anteriores y se nota que se entiende con ellos porque es capaz de sacar lo mejor de absolutamente todo su reparto, con Amy Adams y Christian Bale a la cabeza, entregando unos papeles impecables, sobre todo ella. Que además -paréntesis- es un regalo para la vista. Benditos diseñadores de vestuario (o de la ausencia de). Bradley Cooper también está estupendo como pringao que cree ser algo importante y Jennifer Lawrence esta vez se queda con un rol de soporte que funciona bien, como es habitual. Escándalo americano

Ron da error

Animación Ciencia ficción Comedia Familia
8.3

Ambientada en un mundo donde los robots se han convertido en los mejores amigos de los niños, Barney, un niño de 11 años, descubre que su amigo robot no funciona del todo porque ha sido dañado durante el transporte para su entrega.Ron da error Critica: Que vivimos en una sociedad hipertecnologizada está al alcance de la vista. Pero nos cuesta más darnos cuenta de que, como todo en esta vida, tiene su lado bueno y su lado un poco más oscuro.Ron da error El cine empieza a hacerse eco de algunas de estas sombras que, a veces, provoca el exceso de maquinitas. En verano se estrenaba Free Guy, alertando en tono de comedia sobre la violencia habitual en todo tipo de videojuegos. Y en la presente Ron da error, la invasión de robots en las escuelas produce un mayor aislamiento y soledad en los que no cuentan con el ansiado amigo digital. El mensaje queda claro en el guion de Sarah Smith y Peter Baynham: no se puede sustituir la verdadera amistad por un robot que únicamente satisface el ego y aumenta la ansiedad por llamar la atención de cada vez más seguidores (o followers, como ya se ha popularizado).Ron da error La película es muy simpática y entretenida. Los personajes, sobre todo Barney y su familia, son espectaculares y Ron, el robot defectuoso, es lo más original y divertido del film. La relación entre ambos tiene más de un punto en común con la mítica E.T. con su punto de drama final incluido.Ron da error Sin embargo, a pesar del buen rato que se pasa viendo las aventuras de Barney y Ron, una reflexión superficial e involuntaria impide quedarse con buen sabor de boca. Se tiene la sensación de que, aunque sea para denunciarla, nos hemos acostumbrado a que lo normal en nuestras aulas sea la marginación del diferente, los grupos aislados por aficiones o popularidad y la burla constante (cuando no directamente la ofensa).Ron da error En fin, quizá sea buscarle más pies al gato de los que tiene y compense quedarse solo con lo simpático que es Ron y lo originales y cariñosos que son el padre y la abuela de Barney.

El príncipe de Egipto

Animación Aventura Drama Familia
7.2

En Egipto, hace miles de años, el faraón Seti ordena el ahogamiento de todos los bebés judíos. Una madre desesperada coloca a su bebé en una cesta río abajo y deja que Dios la guíe hasta la orilla en donde será hallada por la reina y el bebé, Moisés, criado como hermano del heredero al trono, Ramsés. Años después los hermanos se distanciarán por el descubrimiento de los orígenes hebreos de Moisés.El príncipe de Egipto Critica: Normalmente Dreamworks hacía películas bastante mas adultas que Disney. Y digo hacía porque ahora ya nadie hace películas para los nanos. Ni unos ni otros. Hasta al chiste mas tonto le encuentro un sentido oculto y no apropiado para párvulos. Eso por no hablar de argumentos cada vez mas complejos donde poner una bruja y una princesa ya no está de moda. Oye, y no me quejo, para mi mejor. Que los crios no encuentren animación para ellos, es otro tema. Al fin y al cabo las productoras se forran tanto o más que antes, porque a los mas pequeños se suman los mayores que son quienes verdaderamente disfrutan con el genero. Sherk está ahi y yo no lo inventé.El príncipe de Egipto Pero centrándome, hago esta introducción porque creo que El príncipe de Egipto fue la primera película de dibujos (junto con el Jorobado de Notre-Dame) de la que salí convencida que ni por asomo era para crios. No por tener violencia o algo así, (alguna escena desagradable hay pero sin importancia) sino por tratar temas que en mi opinión son demasiado complejos, sentimientos que, en muchas ocasiones, a los que ya llevamos tiempo recorrido nos cuesta explicar, racionalizar, o aceptar. Mas cositas sobre esto en el spoiler. El príncipe de Egipto es un absoluto festín del que no se puede separar la vista ni un momento. Con unas secuencias impresionantes, que casi parecen reales; unas escenas grandiosas; recreaciones de palacios, templos, desiertos, que dejan anonadado al pobre espectador que piensa que ha ido a ver una película chorra sobre la vida de Moises. La música es de las mejores que recuerdo en años. Nada que envidiarle a la Disney. Ni mucho menos. ¡Que vuelvan las canciones a las películas de animación si son como estas! Una historia bien adaptada, que refleja sin grandes complicaciones uno de los pilares de la fe judia y cristiana. Y por encima de todo, ¡personajes de verdad! ¡Reales! Ni malos, malísimos, ni buenos tontos.El príncipe de Egipto Absolutamente recomendable, eso sí: si ya has cumplido por lo menos los 14. Es una de mis favoritas.

El niño de mis pesadillas

Comedia
4.3

Un guitarrista, al que echaron de su casa y de su banda, se muda con una contadora, su hijo y su padre. ¿Será posible mantener la armonía familiar?El niño de mis pesadillas Critica: Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.El niño de mis pesadillas